Acusan a Mireia de haber perdido el norte tras sus éxitos

Fred Vergnoux, el entrenador francés que ha dirigido a Mireia Belmonte en el CN de Sabadell estos últimos años, ha criticado duramente la decisión de su expupila de no renovar con el club.

"Puedo entender que negocie para sacar rendimiento económico a sus medallas, que haya multiplicado sus actividades mediáticas… eso es normal, no pasa nada. Pero no comprendo que no haya regresado a los entrenamientos. Si su proyecto de futuro es deportivo, ya hace días que tendría que estar en el agua, junto al resto del grupo. Eso debería estar por encima de sus desavenencias económicas con el club, porque un nadador con ambiciones de triunfo pone la natación incluso por delante de su familia. Todos los medallistas olímpicos de Londres hace tiempo que han vuelto a los entrenamientos”, explica en declaraciones al mundodeportivo.es

El éxito ha cambiado a Mireia, las medallas se la han comido. Le pasa a mucha gente. Durante los dos años que he trabajado con ella se lo advertí muchas veces: pese a las victorias no hay que cambiar, hay que hacer una vida lo más normal posible, hay que centrarse en el trabajo. Pero fue en vano. Cuando comenzó a trabajar conmigo su mejor posición en un gran campeonato era una cuarta plaza. Ganar platas olímpicas es algo nuevo para ella, y es la culminación de su trabajo conmigo y con los técnicos que tuvo antes, porque es un proceso largo en el que todo el mundo tiene su responsabilidad. La propia Mireia es perfectamente consciente de lo que ha tenido que hacer para ganar estas medallas, de cuánto le ha costado llegar aquí. No lo entiendo”, continúa.

El club tiene toda la razón porque Mireia no ha sido honesta ni con la entidad, ni con los entrenadores, ni con sus compañeros de entrenamiento, ni con los socios. Sería muy difícil una reconciliación porque ya se ha alcanzado el punto de no retorno”. El francés incluso no descarta que Mireia se retire a sus 21 años: “Podría ser. Quizá se ponga a estudiar, o se dedique a otra cosa, eso es la vida. Tiene una presión brutal por parte de su padre. Se extralimita en sus atribuciones y yo corté la relación con él hace tiempo”, sentencia Vergnoux.