Adam Scott, a sólo 18 hoyos de ganar su primer Grande

El golfista ha recuperado el liderato del Abierto Británico y encara la recta final con 4 golpes de ventaja y por primera vez en un 'major'.

A Scott, de 31 años y hoy 68 golpes (-2), le separan 18 hoyos para entrar en la historia del Grand Slam. Nunca ganó un 'Grande' ni tampoco lo lideró para la ronda decisiva.

El 'aussie' ha jugado trece Abiertos Británicos consecutivos sin éxito, desde 2000, aunque en su palmarés figuren torneos internacionales de prestigio que le han llevado al decimotercer puesto del ránking mundial.

Con cuatro golpes como 'colchón', Scott es el que cuenta con más probabilidades de salir en la foto alzando la Jarra. Pero un domingo de Abierto ha velado decenas de esas instantáneas soñadas por todo golfista de elite. Y cuando por detrás del líder aparecen nombres como los de Graeme McDowell, Tiger Woods o Brandt Snedeker, las dudas convierten el desenlace en una entelequia.

Diecisiete jugadores siguen bajo par, pero el racimo de candidatos a la Jarra de Clarete se cierra prácticamente en Scott (-11), el norirlandés McDowell (-7), el estadounidense Snedeker (-7) y Woods (-6).

Ningún español es candidato a la Jarra de Clarete

Ninguno de los golfistas españoles en Lytham estarán en esa pelea por este año, después de un discreto transcurso desde el inicio del torneo: Miguel Ángel Jiménez es el mejor, en el puesto número 43.

Sin españoles que emular a Seve Ballesteros -ganó dos Jarras de Clarete en este campo-, Scott, el hombre cuyo 'swing' fue comparado con el de Tiger Woods por su asombrosa similitud (compartían a Butch Harmon como entrenador), podría convertirse en el decimoquinto campeón distinto consecutivo en los torneos de Grand Slam, desde agosto de 2008, y el quinto australiano en penetrar en la historia del Abierto Británico. El último fue Greg Norman, en 1993 (Royal St.George).

Scott y McDowell compartirán partido estelar, mientras Tiger y Snedeker estarán a rueda. Los 70 golpes (par) de Tiger evitaron el choque entre el australiano y el exnúmero uno del mundo, y el mano a mano hubiese tenido su morbo por varias razones: el tipo de 'swing' de ambos y el asunto del 'caddie'.

De aquel 'swing' robótico de Tiger, que calcó Scott a comienzos del siglo XXI, quedan pocas trazas. Lo única curiosidad entre ambos es que el 'caddie' actual de Scott es el neozelandés Steve Williams, que fuera ayudante de Tiger y con el que conquistó 13 de sus 14 Grandes.

Tiger despidió a Williams, y éste cargó dialécticamente contra el que fuera su jefe. Quizá Adam Scott encuentre una motivación extra si quiere vengar aquel finiquito que rompió el idilio más productivo de la historia del golf moderno.