Adam Scott da la sorpresa en la primera jornada del British

Adam Scott se erigió como primer líder del British Open. Por detras de él está Tiger Woods, que se quedó a tres golpes tras culminar los 18.

Tiger comenzó con 67 golpes (-3) y con curiosa estrategia. El favorito en las apuestas solo usó el 'driver' en una ocasión, dos veces la madera 3 y hierros en el resto de salidas.

"Me sentí con control de mi juego, pegando bien a la pelota aunque algunos 'putts' me fallaran", comentó Tiger tras su estreno en el Royal Lytham en St.Annes (Inglaterra).

El estadounidense y cuarto del mundo, que busca su cuarta Jarra de Clarete y decimoquinto Grande, pisó firme ese 'links', como muchos de los candidatos, aunque el que colocó el listón a mayor altura Scott.

El australiano lidera la pizarra con 64 golpes (-6), uno mejor que el escocés Paul Lawrie, el estadounidense Zach Johnson y el belga Nicolas Colsaerts.

Royal Lytham permitió un listón alto. Scott, de 32 años, en su decimotercer Abierto y aún sin títulos de Grand Slam como su amigo Sergio García, lo superó con creces.

Los españoles, desafortunados

También, casi 40 hombres bajaron del par, que significa ganar a un campo. Los siete españoles, en cambio, derribaron el listón en la primera tentativa.

El grancanario Rafael Cabrera-Bello fue, con una cartulina al par (70), el mejor de los golfistas nacionales en el campo que alumbró el primer y tercer triunfos de Seve Ballesteros en el Abierto Británico. El trabajo de Cabrera-Bello se tradujo en un puesto trigésimo sexto.

Miguel Ángel Jiménez y Gonzalo Fernández-Castaño se fueron hasta los 71 golpes, que no es mal inicio tampoco si antes del corte del fin de semana jugasen bajo par, mientras que García, en partido junto a Tiger, finiquitó su estreno con un discreto +2 (72 golpes).

Otros candidatos

La tarde sirvió para pensar en Tiger Woods y ver el buen aterrizaje de algún candidato más, como el de los norirlandeses Rory McIlroy y Graeme McDowell (67 golpes); el estadounidense Bubba Watson (67) o el surafricano Ernie Els (67). Pero hubo, asimismo, ciertas salidas de pista.

El líder mundial, el inglés Luke Donald, pagó su conservadurismo con el par del campo y su compatriota Lee Westwood, tercero del escalafón, firmó 73 golpes.

Tampoco el zurdo Phil Mickelson estuvo fino. Acabó la tarde con dos guantes, porque hacía frío, y con un corta vientos por la lluvia final.

Bolas al 'rough', problemas, buenos 'putts' y alternancia de golpes le llevaron a Mickelson hasta los 73 golpes (+3). Y si los torneos de golf no se ganan el primer día, sí que se pueden perderse.

El inicio trajo, pues, buenas noticias para los 'fans' de Tiger y McIlroy, los golfistas con más adeptos, e inquietantes para los españoles bajo las nubes y el viento de Inglaterra. Se espera que no sea un mal presagio para los inminentes Juegos Olímpicos de la vecina Londres.