Agustín 'Tato' Abadía

"¡Hay gol en Las Gaunas!". Sonido mítico de los carruseles de principios de los noventa. Nuestro protagonista no era el autor de esos tantos, pero sí contribuía desde el centro del campo a que el mejor Logroñés de todos los tiempos tuviera cabida entre los mejores equipos de nuestra Liga.

Se trata de Agustín 'El Tato' Abadía, uno de los jugadores más destacados de esa época dorada del equipo riojano. Los que le definen coinciden en lo mismo; era el pulmón del equipo. Centrocampista incansable pero con poca llegada al área, aunque en una temporada llegó a marcar cinco goles.

El mejor momento del Tato llegó en la temporada 1992-93. El Santiago Bernabéu es el escenario soñado por todo futbolista, sobre todo si eres visitante, para hacer algo importante en tu vida. Entonces llegó el milagro. Dos goles de ventaja del equipo entrenado entonces por Benito Floro hacían presagiar una plácida goleada. Pero un jugador que escenificaba las antípodas del vedettismo blanco con su particular calva y su poblado bigote logró los dos tantos que dieron el empate al equipo rojiblanco.

Esa misma semana Abadía tuvo reconocimiento internacional por esa hazaña. Nada menos que la revista France Football, la que otorga el Balón de Oro, le incluyó en su equipo de la semana.

Pero la carrera de Agustín Abadía no sólo se resume en esos dos goles ante el Real Madrid. Detrás esconde el ascenso al primer nivel futbolístico de un chaval nacido en Binéfar (Huesca) que ya comienza a despuntar en Tercera División y que da el salto a la Primera División de la mano del Logroñés. Pero antes, con el Club Deportivo Binéfar asciende a Segunda B y ya llama la atención del equipo riojano.

Firma por este club en 1984, para contribuir a su ascenso a Primera. Su salto de calidad se produce cinco años más tarde, cuando el Atlético de Madrid de Jesús Gil y Paulo Futre, entre otros, le contrata. La falta de suerte y sobre todo de minutos, le privan de destacar en las orillas del Manzanares y regresa al club de su vida, el Logronés donde permancerá tres temporadas más hasta firmar por el Compostela.

Los ascensos de categoría son una de las máximas de este jugador. Así, con el equipo gallego, también logra subir a Primera División para permanecer casi tres temporadas y volver a recalar en el Logronés en la temporada 1996-97, su última en la máxima categoría. Esa misma campaña el Logroñés desciende y al año siguiente vuelve a enrolarse en el Binéfar, para comenzar su carrera de entrenador.

Antes de decidir ser técnico, intenta fichar por un equipo de fútbol sala, el Movilcar, pero una lesión en los primeros entrenamientos hace que tenga que decir adiós al fútbol en activo.

La hora de regresar al Logroñés sentado en el banquillo se produce en la temporada 2007/2008, cuando Quique Setién se marcha por impago de ese asiento. Abadía, segundo técnico, toma las riendas del equipo, aunque oficialmente nunca fue entrenador de forma oficial porque no se dio de baja al ex jugador del Racing por no poder pagarle el finiquito.

Desde diciembre de 2008 está al cargo del CD Calahorra, que forma parte del grupo décimo sexto de la Tercera División. El equipo se mueve entre la sexta y la cuarta posición. A ver si en mayo El Tato, como ha hecho en toda su carrera, puede cantar otro ascenso.

NO TE PIERDAS LA SIGUIENTE ENTREGA DE NUESTRA SECCIÓN 'TE ACUERDAS DE....': ALEXANDER MOSTOVOI (Ex jugador del Celta de Vigo).