Almagro sufre un extraño robo en Roland Garros

Al español Nicolás Almagro le desaparecieron sus zapatillas, usadas, de su armario en el vestuario de Roland Garros, antes de enfrentarse al chipriota Marcos Baghdatis. Finalmente el murciano logró llevarse el partido, lo que hizo que dicho incidente se quedase en una mera anécdota.

Nico contó que, al llegar al estadio comprobó que sus zapatillas, "con las que había conseguido muchas alegrías" le habían desaparecido, aunque no las raquetas que dejó en la taquilla. Mandó a su entrenador a por otras, que le estaban pequeñas, y finalmente encontraron unas a su medida, que le dieron resultado.

"No se quién puede haber sido, porque además llevan mi nombre y estaban usadas", relató Almagro, que restó importancia a la anécdota aunque dejó caer que jugar en una pista pequeña como la número dos, se corre el riesgo de encontrarse con "gente que no viene a disfrutar sino a molestar a los jugadores, a incordiar y a faltar el respeto a los que están cumpliendo con su trabajo. Hay que olvidarse de ello", sentenció.

Pleno de moral

"Está claro que fácil no ha sido", dijo tras vencer al jugador de Limassol. "El nivel ha sido muy bueno por parte de los dos. El partido, muy vistoso con puntos muy buenos, y estoy feliz porque he logrado una victoria importante ante un gran jugador que ha sido finalista en Australia. Era cuestión de estar tranquilo y hacer el tenis de las últimas semanas".

"Vengo con mucha confianza, y si sigo trabajando así, y creyendo en mi tenis puedo conseguir muchas cosas", comentó, "ganar las dos rondas en tres sets ayuda, pero ahora hay que preparar el próximo partido con confianza, para hacer lo mismo". Sobre su próximo rival, el argentino Leonardo Mayer, dijo que "saca muy bien" y que recordaba su duelo en Buenos Aires. "Le gané allí pero hay que estar muy pendiente", apuntó.

Almagro aseguró que candidatos al título este año quedan muchos. En las rondas finales veremos. No vamos a descubrir a Rafa por dejarse nueve juegos hasta ahora, sino porque ha ganado siete veces aquí", dijo.

Le pasó al Madrid

Hace poco más de un mes al Real Madrid le sucedió algo parecido. Sucedió en el Allianz Arena de Munich, antes de comenzar el partido de ida de las semifinales de la última Champions League. Antes de comenzar el partido, tres pares de botas, varias camisetas oficiales y otras pertenencias de los jugadores fueron robadas del vestuario de los blancos.

Los damnificados por el robo fueron tres de las grandes estrellas del conjunto español, Cristiano Ronaldo, Mesut Ozil y Karim Benzema. Como es habitual, los utilleros del club fueron preparando a lo largo del día el material de cada jugador en el vestuario del estadio, pero al regresar dos horas antes del partido se llevaron la sorpresa, al comprobar que algunas cosas habían desaparecido.