El aparatoso corte de Wayne Rooney

Pese a la victoria del Manchester United, el día no fue nada propicio para su delantero Rooney que, además de ser suplente, sufrió una grave herida y estará un mes apartado de los terrenos de juego.

El partido contra el Fulham no traerá buen recuerdo para Wayne Rooney. El delantero inglés ya había comenzado el encuentro desde el banquillo, dejando su puesto al flamante fichaje de los 'red devils', el holandés Robin Van Persie. Además, vio cómo su nuevo compañero se ganaba a la afición en apenas 10 minutos con un auténtico golazo.

Pero Rooney también tuvo su oportunidad. Con el United ya por delante en el marcador, el delantero inglés ingresó en el campo pero el día le destinaba una mala noticia. En un balón dividido, se lanzó al suelo para desviar un disparo de Rodallega. En un principio logró su objetivo, ya que el remate no vio puerta pero, en la caída, el jugador rival pisó su muslo dejándole una aparatosa herida.

Rooney se dio cuenta pronto de lo profundo de la brecha y solicitó la entrada de las asistencias. Con un aparatoso vendaje y con la cerrada ovación de un Old Trafford entregado a su ídolo, Rooney abandonaba el campo en camilla.

Los malos presagios fueron confirmados por el técnico Sir Alex Ferguson quien, en rueda de prensa posterior al encuentro, reconoció que el jugador podría estar hasta un mes de baja, por lo que se perderá los próximos partidos del equipo en Premier y podría perderse el debut en Champions de los 'red devils'.