Así fue el día previo al salto de Felix Baumgartner

Las 24 horas previas al salto de Felix Baumgartner fueron las más difíciles de todas. Esto es lo que el aventurero hizo en ese tiempo.

"Creo que estaré más nervioso cuando intente dormir durante la noche antes del despegue, en ese momento en que solo estaremos mis pensamientos y yo. Cuando empiece la jornada final, habrá tantas cosas que hacer que, en todo momento, mi mente tendrá algo en lo que centrarse”, aseguraba Felix Baumgartner.

Así fueron las 24 horas previas al despegue:

Despegue, 24 horas antes: Baumgartner empezó el día anterior al salto con un suave entrenamiento físico centrado en la actividad cardiovascular, para “relajarle y desentumecerle”, según el Director de Alto Rendimiento de Red Bull, Andy Walshe.

18 horas y 30 minutos antes: el austriaco de 43 años volvió a su hotel para descansar y pasó el tiempo charlando con sus amigos y familiares, leyendo algunos de los muchos mensajes de apoyo que recibe de todo el mundo, haciendo esbozos en su libro de dibujo -un pasatiempo que le ayuda a relajarse.

13 horas y 30 minutos antes: Baumgartner se reunió con miembros de la misión para una temprana y ligera cena, pero el suyo fue un menú único y especial. Durante las 24 horas previas al despegue, el austriaco hizo una dieta muy baja en fibra, diseñada por el equipo médico de la misión. Es vital que solo tomara alimentos que se procesen rápidamente y que no dejen residuos que puedan producir gas porque, en caso de haber tenido gases, las bajísimas presiones de la atmósfera podrían haberlos expandido dentro del cuerpo, causando un serio malestar.

4 horas y 30 minutos antes: “Cuando necesite estar preparado, estaré preparado”, acostumbra a decir Baumgartner. Y aunque trata de dormir lo máximo posible, se levantó cuatro o cinco horas antes del amanecer para prepararse.

3 horas y 30 minutos antes: Baumgartner llegó a la zona de despegue, acompañado por Walshe. Los líderes de la misión, que incluyen al coronel Joe Kittinger, al Director Técnico del proyecto, Art Thompson y el meteorólogo Don Day.

4 horas antes: Baumgartner fue a la pista de despegue donde, como es habitual en él antes de cada vuelo, realizó una meticulosa inspección de la cápsula.

2 horas y 30 minutos antes: en su trailer personal, Baumgartner pasó la última revisión médica. Una vez finalizada, se le ató al pecho un sistema de monitarización física de última tecnología, sobre el que se puso el traje presurizado de la misión.

2 horas antes: el Ingeniero de Soporte Vital Mike Todd vistió a Baumgartner con el traje presurizado -un proceso lento- y el austriaco “pre-respirará” oxígeno durante dos horas para eliminar el nitrógeno de su riego sanguíneo, ya que a gran altitud podría expandirse peligrosamente.

30 minutos antes: se ató a Baumgartner al asiento de la cápsula para llevar a cabo las últimas comprobaciones técnicas de su panel de instrumentos siguiendo los parámetros que marca el Control de la Misión. Una vez finalizado este proceso, el ingeniero de la cápsula, Jon Wells, selló la compuerta de material acrílico transparente.