Así se evitarán los goles 'fantasma' en el fútbol

La tecnología ayudará por fin a los árbitros a evitar los 'goles fantasma' a partir del próximo Mundial de Clubes del próximo año. Así funcionan Hawk-Eye (el clásico ojo de halcón del tenis) y GoalRef, las dos tecnologías que ayudarán a evitar escándalos en el fútbol.

Después de un largo periodo de pruebas, dos empresas han sido las elegidas para implantar una tecnología que evite los goles fantasmas en el fútbol. Al proceso inicial se presentaron ocho candidaturas, que han ido cayéndose de la pugna durante los últimos nueve meses, en los que se han probado todas las propuestas en estadios de Hungría, Inglaterra, Alemania e Italia.

Ambos fabricantes deben solicitar aún la licencia a la FIFA para superar unas pruebas en los laboratorios e instalar sus dispositivos en los estadios, en los que deberán ser testados una vez establecidos.

Estas son las dos tecnologías elegidas para evitar los escándalos en el fútbol.

El ojo de halcón (Hawk-Eye): Este sistema, de origen británico, es el utilizado en el tenis y en el cricket. Se montan seis súper cámaras de alta velocidad que disparan 500 fotogramas por segundo (es 20 veces más rápido que una cámara normal) que rastrean cada movimiento de la pelota. Las imágenes se recogen en un ordenador que utiliza las líneas pintadas en el terreno de juego como un punto estático de referencia para ayudar a conocer la ubicación exacta de la bola.

Como se pudo ver en el amistoso que disputaron Inglaterra y Bélgica, en el que el sistema fue probado, se colocaron tres puntos negros en el interior de los postes para ayudar a la las cámaras. Si la pelota cruza la línea de gol, se transmite una señal de radio codificada al reloj que lleva el árbitro. Uno de los problemas es que al menos el 25 por ciento de la pelota debe ser visible para que el sistema funcione. Eso significa que si el balón cruza la línea de gol con algunos jugadores alrededor, el sistema probablemente no sería 'llamar' al árbitro.

Goal-Ref: el reloj que avisa al árbitro

Si se implementa esta tecnología, deberían colocarse antenas alrededor de los postes y el travesaño para crear una especie de cortina invisible de un campo magnético de baja potencia. El balón tendría sondas electrónicas montadas en su interior y enviaría una señal al árbitro cuando el balón cruzara la línea de gol. Lo mejor de este sistema es que se basa en la detección magnética del balón y no se basa en ningún procesamiento de imágenes, GoalRef es una tecnología instantánea, que avisa al árbitro en menos de una décima de segundo. El sistema es relativamente barato y fácil de fabricar en comparación con el costoso Ojo de Halcón. El problema es que los espectadores de televisión no podrían ver la repetición de la jugada como ocurre con el método anterior.