ATP Valencia - Ferrero dice adiós a las pistas cayendo ante Almagro

Juan Carlos Ferrero disputó el último partido individual de su carrera profesional al caer derrotado en la primera ronda del torneo de Valencia ante Nicolás Almagro por 7-5 y 6-3, después de una hora y 40 minutos.

El jugador valenciano plantó cara a un Almagro que se está jugando sus posibilidades de entrar en la Copa Masters de Londres y con quien comparte entrenamientos y entrenador desde hace poco más de un año.

La pista central del Ágora recibió con aplausos y carteles de apoyo a Ferrero, que comenzó muy fuerte, rompió el servicio al murciano en el juego inaugural y tomó una renta inicial de 2-0, que rápidamente contrarrestó Almagro.

Ferrero peleo todos los puntos

La mayor agresividad y mejor condición física llevó al sexto cabeza de serie a voltear el marcador y disponer de un 5-3 y servicio para cerrar el primer set. Sin embargo, Ferrero mostró su espíritu de campeón y peleó cada punto para tratar de llegar al juego de desempate, pero Almagro le quebró el servicio en el duodécimo juego y se llevó el parcial.

En la segunda manga, Almagro arrancó muy fuerte, haciendo mucho daño con sus golpes a un Ferrero que se defendía como podía y que en un abrir y cerrar de ojos se vio con un 3-0 abajo.

De nuevo reaccionó el ex número uno mundial y con pundonor recuperó el saque perdido, pero, cuando sacaba para empatar a tres, un nuevo arreón de Almagro, a pesar de quejarse ostensiblemente del hombro derecho, le permitió cerrar el partido y la carrera de un Juan Carlos Ferrero que este miércoles, tras el dobles que jugará con David Ferrer, recibirá el homenaje oficial de su despedida.

Ovación de lujo para Ferrero

A la conclusión del partido, todo el público de la pista central se puso en pie y ovacionó a un emocionado Ferrero, que lanzó la raqueta, la camiseta y la muñequera a los pupilos de su academia.

Después tomó el micrófono para agradecer el apoyo a su equipo, familiares, amigos y afición durante todos sus años como profesional.

"Ha sido un honor acabar mi carrera ante Nico. Creo que eres un gran campeón y lo serás de aquí al final de tu carrera. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto del tenis como en el primer set", señaló.

"Gracias todos por estar aquí apoyando en mi último partido, siempre he sentido vuestro cariño estos años en un torneo que es muy especial para mí. Gracias a mi equipo por todos estos años, a mi familia y a todos", concluyó con un discurso entrecortado por la emoción, y emplazó a todos al acto del miércoles.

"Ha sido un día muy bonito de vivir"

"Estoy feliz. Ha sido un día muy bonito de vivir. Antes del partido estaba preocupado por cómo iba a jugar, pero me he soltado desde el principio y he disfrutado mucho, sobre todo en el primer set, y al final con el cariño de la gente. Ha sido una historia muy bonita de vivir", reiteró.

El ex número uno mundial reconoció que aún le queda tenis para seguir en activo, pero aseguró que a nivel mental no tiene la fortaleza necesaria para seguir. "Esa es la razón principal por la que dejo de jugar. Al nivel que están los mejores es difícil llegar y yo soy muy competitivo", explicó.

Ferrero, que dedicó unas emotivas palabras a su compañero de entrenamientos, Almagro: "Jugar contra él ha sido muy mala suerte. Por el compromiso que tengo con él, la amistad. No era fácil jugar contra un amigo y compañero. Le he dicho que por un lado era un marrón, pero también que si iba a ser mi último partido acabar frente a él era un honor", señaló.

"El próximo año intentaré ayudarle en pequeñas cosas porque a alguien que esta el once o doce del mundo es difícil enseñarle mucho más. Yo, que he tenido la suerte de estar arriba en el tenis, le daré toda mi ayuda para que pueda dar ese salto y estar arriba del todo", añadió.

Cuestionado por sus mejores momentos en sus catorce años como profesional, indicó: "Es difícil elegir uno. Ganar cualquier Grand Slam es algo muy importante para cualquier jugador. Llegar a ser el número uno fue consecuencia de estar bien mucho tiempo, y también me quedo con la Copa Davis del 2000".