El Barcelona tiene lo que más necesita en el Sevilla

Un canterano culé, desechado en verano, es el líder de la defensa hispalense. Mientras, los de Vilanova continúan con la defensa en cuadro. Las lesiones de Puyol y Piqué provocarán, salvo sopresa, que Song y Mascherano, dos mediocentros vuelvan a ocupar el centro de la zaga.

El Barcelona aterriza en el Sánchez Pizjuán con la defensa en cuadro tras las lesiones de Piqué y Puyol. El capitán azulgrana volvió a entrenar este jueves con el grupo, pero su participación ante el Sevilla es poco probable con el Clásico a la vuelta de la esquina. De esta manera, Song y Mascherano, dos mediocentros, son los favoritos para volver a ocupar el centro de la defensa.

La escasez de centrales en la plantilla se ha convertido en uno de los grandes contratiempos para el conjunto azulgrana en este comienzo de temporada. En su rival de este fin de semana, podría haber estado la solución a este problema. Alberto Botía, un producto de La Masía, es el líder de la defensa del Sevilla y tendrá la difícl tarea de frenar a Leo Messi.

El conjunto hispalense es el menos goleado de la Liga junto al Málaga con solo dos tantos encajados y Botía es uno de los grandes artífices de este cerrojo. Desde que debutara como jugador sevillista en la segunda parte ante el Granada, el equipo dirigido por Míchel ha mantenido su portería a cero. En total, 315 minutos.

Descartado en verano

Este verano, el conjunto azulgrana tuvo la oportunidad de hacerse con los servicios de Botía. Antes de fichar por el Sevilla, cuando el central aún pertenecía al Sporting, el Barcelona tuvo dos oportunidades de repescarle. La primera a cambio de 2,5 millones de euros antes del 15 de junio y la segunda a cambio de 5 millones tras esa fecha. El club azulgrana no ejecutó ninguna de estas opciones, dejando escapar a un jugador criado en La Masía.

La defensa está siendo uno de los quebraderos de cabeza para Tito Vilanova desde que se hiciera cargo del primer equipo y es que solo ha conseguido dejar la portería a cero en dos partidos en lo que llevamos de campaña, ante Valencia y Granada. Además, el técnico azulgrana ha demostrado no confiar en los canteranos Bartra y Fontás, que no han han gozado de ninguna opotunidad pese a las lesiones de Puyol y Piqué.

Una oportunidad que tampoco ha tenido Botía, un futbolista que debutó en el Barcelona a las órdenes de Vilanova. Guardiola había visto la roja en la penúltima jornada de la 08-09 ante Osasuna, días antes de jugar la final de Champions, y el ahora primer entrenador azulgrana le sustituyó en Riazor ante el Depor (1-1). Botía entró en el 63 en lugar de Piqué, teniendo sus primeros minutos con el primer equipo. Este sábado tiene la oportunidad de reivindicarse ante el club que le vio crecer.