Baten un récord del mundo por unas cervezas

Ante los desastrosos 'pit stops' que los mecánicos de McLaren estaban realizando a lo largo de la temporada, su director deportivo Sam Michael anunció que les invitaría a una ronda de cerveza cuando bajasen de los tres segundos de promedio por parada a lo largo de un Gran Premio.

Por unas cosas u otras, ya fuese por responsabilidad de los mecánicos o de los propios pilotos, el caso es que en cada Gran Premio el equipo McLaren acababa convirtiéndose en noticia por sus defectuosos repostajes, especialmente en el coche de Lewis Hamilton. La escudería británica llegó a sustituir a alguno de sus componentes, pero la cosa no mejoró.

Ni corto ni perezoso, Sam Michael tocó una tecla nueva a ver si al fin sonaba la flauta, la promesa de invitarles a todos a unas cervezas si cumplían con el objetivo establecido. Y vaya si sonó. Durante el Gran Premio de Alemania disputado en el trazado de Hockenheim,

Jenson Button realizó una gran remontada para acabar segundo tras la penalización a Sebastian Vettel, pero estuvo ayudado por un 'pit stop' histórico. En su segunda parada para cambiar neumáticos, los mecánicos de McLaren registraron un tiempo espectacular de 2,31 segundos, el más rápido en la historia de la Fórmula 1. No cabe duda de que las prometidas cervezas surtieron efecto.