Juegos Olímpicos - Benavides y Teresa Portela, cuartos en sus finales

Sete Benavides y Teresa Portela quedaron cuartos en sus respectivas finales y se despiden de Londres con un diploma pero sin ningún metal.

El español, que fue en la segunda plaza durante la mayor parte de la carrera, marcó un tiempo de 43.038 segundos y perdió su posición en favor del lituano Jevgenij Shuklin (42.792) y del ruso Ivan Shtyl' (42.853) en los últimos metros.

'Sete' Benavides salió a morder como prometió tras las jornadas clasificatorias del viernes, y con un magnífico arranque se colocó en segunda posición, por detrás del ucraniano Yuri Cheban y muy igualado con el lituano Jevgenij Shuklin.

Así aguantó durante la mayor parte de la carrera hasta que, a partir de los últimos metros, el palista lituano y el ruso Ivan Shtyl', campeón del mundo de la disciplina en 2010, le fueron comiendo terreno y adelantándolo a poca distancia de la línea de meta.

El jovencísimo palista mallorquín, de 21 años, tuvo que conformarse así con una meritoria cuarta plaza y el consiguiente diploma en la que es su primera participación olímpica y en la que ya ha demostrado su potencial en este deporte.

Benavides se clasificó para la final en la jornada de ayer después de vencer holgadamente en la primera serie y de quedar segundo en la semifinal, solo superado por el ruso Shtyl' de quien no pudo vengarse en la carrera de hoy.

Aun así, 'Sete' superó en la final a palistas mucho más experimentados, como el francés Mathieu Goubel, séptimo con 44.045 segundos, o el bielorruso Dizianis Harazha, quinto con un registro de 43.545.

Teresa Portela, también cuarta en su final

Portela, que había conseguido varios diplomas olímpicos en Pekín y Atenas, no pudo colgarse en los 200 metros su ansiada medalla y tuvo que conformarse con la cuarta plaza en una carrera trepidante que acabó llevándose la neozelandesa Lisa Carrington (44.638).

Desde el pistoletazo inicial, la palista gallega de 30 años estuvo involucrada en la lucha por la medalla, alternándose con la húngara, la polaca Marta Walczykiewicz y la británica Jess Walker entre la tercera y la sexta posición.

En los últimos metros, Portela aumentó el ritmo pero cuando todo parecía indicar que se llevaría el bronce, la húngara Douchev-Janics respondió y acabó adjudicándose el tercer cajón del podio.

La palista gallega quedó cuarta, lo que supone su cuarto diploma olímpico después de los dos de Atenas en K2-500 y K4-500 y el de Pekín también en K4-500.

La prueba se la llevó la gran favorita, la "kiwi" Lisa Carrington que dominó la carrera de principio a fin y marcó un tiempo de 44.638, cuatro décimas menos que la plata, la ucraniana Inna Osypenko-Radomska.

Esta era la primera vez que la palista gallega, de 30 años, se clasificaba para una final olímpica en una categoría individual. El podio se mostró tan escurridizo como en Grecia y China.

Portela había accedido a la lucha por las medallas después de finalizar en primera posición en la ronda clasificatoria y segunda en su semifinal, que se llevó también la palista neozelandesa.

Con el cuarto puesto de la gallega termina la actuación de los palistas españoles en el recinto de Eton Dorney, la subsede de remo de Londres 2012, al oeste de la capital.

Los deportistas nacionales han conseguido dos medallas de plata, la de David Cal en C1 1000 metros y la de Saúl Craviotto en K1 200 metros, y otros tres diplomas de Paco Cubelos en K1 1000 metros, de Portela en K1 200 metros y de Alfonso 'Sete' Benavides.