Mundial - Blatter denuncia la compra del Mundial 2006

La cúpula de la FIFA sigue pisando charcos. Apenas unos días después de saberse la investigación a Teixeira y Havelange por recibir sobornos entre 1992 y 1997, Blatter ha apuntalado la crisis institucional hablando de la posible compra de Alemania del Mundial 2006: "No supongo nada. Lo constato".

En una entrevista en el diario suizo Blick, Joseph Blatter, aún presidente de la FIFA, ha respondido sobre varios de los temas más espinosos que rodean al organismo, y que incluyen, además de los sobornos a Teixeira y Havelange (por los que se ha abierto una instrucción penal, y de los que se da por enterado en el caso el propio Blatter), la compra del Mundial 2006 por Alemania y posibles irregularidades respecto a la elección de Rusia y Qatar como sedes de las ediciones de 2018 y 2022.

Al respecto del Mundial de 2006, ganado por Italia, Blatter fue bastante claro y no dejó lugar alguno a la interpretación: "En el momento de la votación alguien se fue. En vez de 10 a 10, fuimos 10 a 9 a favor de Alemania por lo que no hizo falta voto de desempate, pero claro... Faltaba uno", cuenta. Por si quedaban dudas del apaño, Blatter remataría después su relato. Le preguntan si supone que se compró y contesta: "No supongo nada. Lo constato".

Alemania, enrojecida

No ha tardado Blatter en encontrar réplica a sus palabras en Alemania, donde se ha pronunciado nada menos que Franz Beckenbauer. El que fuera máximo responsable del Comité Organizador de aquel Mundial, ha desautorizado las palabras de Blatter, a las que tacha de "incomprensibles". Más allá fue Helmut Sandrock, secretario general de la federación alemana (DFB), quien habló de "turbias insinuaciones" dirigidas a "desviar la atención sobre otros asuntos", en alusión a Havelange, Teixeira y los mundiales que vienen.

Rusia 2018 y Qatar 2022

En la entrevista, Blatter echa el balón fuera cuando le preguntan sobre la insinuación de la compra de los mundiales de 2018 y 2022 por parte de Rusia y Qatar respectivamente, tema que ventea y por el que alude precisamente al escándalo de 2006. No fueron pocas las voces, en su momento, que se levantaron especialmente contra la elección del emirato para 2022: desde la propia federación alemana habló de "perversión de criterios deportivos", e incluso el presidente de EE.UU., Barack Obama, también entró a debate, calificándola de "desafortunada".

Respecto a Rusia 2018 también hubo discordia: un periodista belga de la RTBF habló de "un pequeño sobrecito" de los rusos en busca del favor a la hora de una elección a la que también concurría la doble candidatura de Bélgica y Holanda. Curiosamente, Blatter alude en esta entrevista a otro sobre, con el que intentaron sobornarle en 1986 para que uno de los árbitros se aliara con uno de los países en un partido de clasificación para el Mundial de México, que contenía 50.000 dólares.