Boxeo - El triste desenlace del boxeador Omar Henry

Poco después de escribir que esperaba vivir hasta su cumpleaños número 26, que se celebraría este próximo 8 de febrero, el boxeador Omar Henry perdía este viernes su batalla contra el cáncer y la vida a sus 25 años. Sus últimos mensajes escritos rezuman inspiración para afrontar los peores reveses del destino.

El joven Henry aún preservaba intacto su sueño de convertirse en campeón mundial de su categoría, el peso welter. Pero se le opuso un rival demasiado encarnizado, un cáncer en la vesícula biliar que acabó con su vida en un hospital de Chicago.

Henry, que había ganado doce de sus treces combates, tenía previsto pelear el pasado 16 de noviembre. Pero a pocos días del combate dijo sentirse mal, acudió a ver a su médico y su diagnóstico cogió a todos por sorpresa. El desenlace ha sido cruelmente veloz.

Antes de producirse el joven púgil publicó una serie de mensajes conmovedores en su página de Facebook, tratando de inspirarse del apoyo emocional necesario.

En uno de ellos decía: “Tengo exactamente menos de un mes hasta mi 26 cumpleaños el próximo 8 mes de febrero. Espero poder vivir para verlo. He estado recibiendo mucho apoyo de todo el mundo en esta batalla contra el cáncer. Muchas gracias. Voy a seguir luchando por todos nosotros”.

Después del diagnóstico Henry concedió varias entrevistas a medios relacionados con el boxeo. En ellas expresaba su optimismo. Durante una conversación con FightHype el boxeador dijo sentirse bendecido así que como que pensaba en su futuro, si bien reconocía como inevitable padecer “sentimientos encontrados”.

Sus últimos mensajes de agradecimiento

En esa misma entrevista, habló del extraño giro del destino, de alcanzar una meta importante en su carrera poco después de enterarse de que por delante tenía solo unas semanas de vida. “Veremos si mañana estoy libre de cáncer o si no voy a estar aquí para ver 2013. Eso es lo que me dijeron. La vida y la muerte nunca han estado tan cerca, tan cerca como la cima de mi carrera deportiva. A punto de coronarme con 25 años, en la flor de mi vida. Pero mañana podría estar muerto y esta es la cosa más espantosa que se puede imaginar. Dios tiene un propósito y no podemos cuestionarle”.

Por último Henry publicaba hace unos días su agradecimiento por el apoyo recibido por los aficionados. “A todos mis amigos y fans leales quiero informarles que estoy luchando por mi vida contra una enfermedad conocida como cáncer de la vesícula biliar. Estoy luchando con mi familia a mi lado y no voy a quedar fuera de combate. Soy un campeón que ha optado por no luchar sólo para mí sino para todos los que tienen fe. Así que voy a seguir luchando. ¡Y luchando! ¡Y luchando! Estoy muy agradecido por su amor y apoyo. Quiero dar las gracias a Dios por ese amor y esos aficionados”, escribía emocionado.

Por desgracia Henry no pudo ver cumplidos sus sueños, el más próximo de los cuales pasaba, tal y como dejó escrito, en llegar al 8 de febrero y alcanzar así los 26 años que celebrar junto a los suyos. No pudo ser. Pero su familia puede estar orgullosa por su forma de afrontar el destino y convertirse en toda una inspiración para los demás.