Los grandes cambios de Italia en 21 días de Eurocopa

España e Italia midieron sus fuerzas el 10 de junio y empataron a uno. La selección transalpina apostó por un un 5-3-2 con tres defensas centrales. En la final de la Eurocopa, parece que Prandelli será más atrevido y alineará un 4-4-2 con algunos cambios en el once. Pirlo será el líder de Italia.

Quién le iba a decir a Italia hace unos años que abandonaría el 'catenaccio' de la mano de Cesare Prandelli para desplegar un fútbol vistoso con dominio del balón. Pues bien, desde su estreno en la Eurocopa (allá por el diez de junio), la selección transalpina ha hecho una variante táctica clave para avanzar con firmeza en el torneo.

Ante España, Italia se estrenó en la Eurocopa con un planteamiento defensivo (5-3-2), con tres defensas centrales, liderados por De Rossi y una acumulación de futbolistas de corte defensivo para neutralizar la profundidad del ataque español. No solo lo consiguió, sino que estuvo cerca de llevarse el triunfo, de no ser por el gol de Silva. Los problemas físicos de Barzagli provocaron que De Rossi fuera un central improvisado ante España.

Italia sumó su segundo empate de la Eurocopa ante Croacia (1-1) complicándose la clasificación para los cuartos de final. El esquema táctico fue el mismo que el de España, con Maggio y Giaccherini ayudando a los tres centrales en tareas defensivas desde los laterales. Precisamente estos dos jugadores han sido los damnificados a partir de entonces en las alineaciones de Prandelli. También Motta, en baja forma.

Valiente Italia

A raíz del segundo tropiezo consecutivo, Cesare Prandelli decidió mover ficha. Con Buffon, De Rossi, Pirlo, Marchisio, Cassano y Balotelli casi intocables, los principales beneficiados han sido Barzagli y Montolivo. Ambos han sido piezas clave en los onces de Italia en el resto de la Eurocopa. Además, De Rossi ha vuelto al centro del campo para ser el perfecto escudero de Pirlo en la medular.

Especialmente llamativa está siendo la Eurocopa de Montolivo, que junto a De Rossi, Marchisio y Pirlo están dando auténticos recitales de buen fútbol en el mediocampo. Al igual que ocurrió ante Alemania, Prandelli probablemente apostará en la final por un 4-4-2. El seleccionador italiano ya ha confirmado que no jugará con tres centrales.

Todo apunta a que intentará arrebatar el balón a España sin ningún despiste táctico relevante y buscar a sus dos grandes armas ofensivas: Cassano y Balotelli. Italia ha cambiado mucho en los últimos años, pero también en los últimos 21 días. Cosas del fútbol.