Una caída quebró la relación Pedrosa-Barberá

El piloto de Ducati provocó la caída de Pedrosa en el GP de San Marino, pero la forma en que se disculpó Barberá defraudó a Dani Pedrosa. Barberá está convencido de haberlo llamado, mientras que el de Honda esperaba más que un SMS.

Un tropezón no es caída, pero una caída pudo darle el tropezón que no deseaba Dani Pedrosa para seguir con oportunidades de conquistar el Mundial que domina Jorge Lorenzo.

Héctor Barberá, sin quererlo, dejó fuera de carrera a Pedrosa en la última carrera, cuando este necesitaba remontar y buscar la machada que lo metiera de lleno, aún más, en el Mundial. Son cosas que pueden ocurrir, y no hay mala intención cuando se trata de un accidente entre dos amigos. Sin embargo, la manera como el piloto de Ducati no convenció a Dani.

A Pedrosa no le entra en la cabeza que sabiendo de la importancia del accidente, Barberá se haya disculpado vía SMS. Los dos tienen sus versiones, pero la alta tensión reina entre dos amigos que se la llevaban bien en el 'paddock'.

"Lo hizo con un SMS. Me podía haber llamado. Y podía haberme venido a ver al box, o al motorhome, que lo tenemos al lado", sentenció el de Honda, según el diario El Mundo. En tanto, Héctor Barberá, undécimo en el Mundial de Moto GP, respondió diciendo que "he visto treinta veces la caída. Es un lance de carrera. No hay mala intención por mi parte... Le llamé por teléfono y no me lo cogió. Entendí que estaría cabreado y por eso le envié un mensaje. Es de risa, después de todo lo que he dicho y he hecho, ¿qué hago?, ¿me pego?".

El pasado, pisado

Dani Pedrosa, que está segundo en el Mundial, a 38 puntos de Jorge Lorenzo, necesita dejar el accidente a un lado y concentrarse en las próximas carreras. Por ello, ha comunicado que "le pasado ya está atrás. Si te quedas en el pasado, no se puede avanzar".

El siguiente reto será el GP de Aragón, en el que Ben Spies fue el más rápido en los primeros entrenamientos. Esperemos que después de la carrera se hable de motociclismo y no se alargue el culebrón.