Camacho supo devolver la ilusión a España

José Antonio Camacho se enfrenta hoy a España con la selección de China, pero él fue quién cambió la cara a La Roja y devolvió la ilusión con grandísimos partidos. Lástima que en la Eurocopa de 2000 y el Mundial de 2002 no se llegara más lejos.

Eran malos tiempos para la selección española. La prematura eliminación en la fase de grupos del Mundial de Francia tras la derrota ante Nigeria, el empate ante Paraguay y la inútil goleada ante Bulgaria dejaron tocado al entonces seleccionador Javier Clemente. El ciclo del técnico vasco estaba acabado, pero duró hasta la fase de clasificación de la Eurocopa de 2000.

La durísima derrota en Chipre acabó con Clemente cesado y, desde el 15 de septiembre de 1998 José Antonio Camacho, que unos meses antes había dicho no al banquillo del Real Madrid después de haber sido anunciado y presentado, se hizo cargo del banquillo de la selección.

El entrenador de Cieza venció y convenció desde el primer momento en el que ocupó el cargo. Una victoria contra la selección rusa. Nuevos jugadores, un relevo generacional, pruebas y muchos goles. Con Camacho, España completó una impecable fase de clasificación hacia esa Eurocopa, siendo el equipo de moda en el continente.

Su mayor hito en esta época fue la goleada ante Austria, un 9-0 en Mestalla con Raúl y Josep Guardiola como grandes artífices del triunfo. El juego de ataque de La Roja hizo que finalizaran esa fase con 47 goles a favor, un récord al alcance de pocos equipos.

El gol de Alfonso

Llegó esa Eurocopa en tierras belgas y holandesas, y uno de los momentos más especiales de la historia de nuestra selección fue ese agónico gol de Alfonso ante Yugoslavia casi en el tiempo añadido de ese tercer partido de la fase de grupos. La euforia se desató porque cambió la suerte de España. Lástima que la mejor Francia de todos los tiempos y ese fallo de Raúl desde los once metros apearan a los de Camacho de una Eurocopa en la que eran favoritos.

A continuación vino una excelente fase de clasificación para el Mundial de Corea y Japón de 2002. España fue adelante sin problemas, y aumentando su caché en partidos amistosos. Especialmente llamativo fue uno contra esa Francia campeona de Europa y del mundo en Mestalla. Con un gol de Morientes y un juego al que se rindieron los galos y todo el continente europeo.

Ese Mundial era el de España. Un sobresaliente debut ante Eslovenia, con los descubrimientos de Baraja, Javier De Pedro, Curro Torres de lateral derecho, el mejor Rubén Baraja, unos jovencísimos Xavi y Puyol e Iker Casillas como portero titular.

Iker, leyenda ante Irlanda

El mejor momento de ese Mundial fueron esas tres victorias de la primera fase, Eslovenia, Paraguay y Sudáfrica y, por supuesto, la tanda de penaltis ante Irlanda en el cruce de octavos de final. Ese fue el día que Iker Casillas, al parar un penalti a los irlandeses justo antes de la prórroga y luego en la tanda, se dio a conocer como el futuro mejor portero del mundo.

Acabó ese Mundial, con la injusta eliminación a manos de Corea del Sur y del árbitro Al Gandhour. Y Camacho no llegó a un acuerdo con la Federación y pasó el testigo a Iñaki Sáez. De La Roja, entrenaría posteriormente al Benfica portugués. Pero, al menos, recuperó la fe en la selección española después de un mal momento y se vio que, tarde o temprano, era posible ganar un Mundial o una Eurocopa. Y así fue.

Euro 2012, en Eurosport

El Grupo Eurosport ha llegado a un acuerdo con la UEFA para la emisión en diferido en Europa de la UEFA Euro 2012 (8 junio-1 julio) de Polonia y Ucrania. El acuerdo incluye los 31 partidos, que serán ofrecidos en definición estándar (SD) y alta definición (HD), en Eurosport y Eurosport 2 a través de 58 países. Además habrá repeticiones de partidos, sumando un total de 230 horas de programación. Con Eurosport Player, el servicio de televisión en Internet de Eurosport, los aficionados no se perderán ni un minuto del torneo. Abónate a Eurosport Player por 3,90 euros al mes o si lo prefieres escoge la fórmula anual por sólo 39,90 euros