Las camas de la villa olímpica no dan la talla

No es oro todo lo que reluce y los atletas serán los primeros en comprobarlo. La villa olímpica abrió sus puertas y la primera sorpresa proviene de las camas para los atletas, o más exactamente, de su tamaño.

A dos semanas para el inicio de los Juegos Olímpicos la organización londinense ha presentado la villa olímpica en la que más de 10.000 deportistas de 204 países se alojarán durante los 18 días de competición. Las instalaciones cuentan con todos los lujos imaginables. Todos salvo uno, las camas, de diseño mucho más espartano al previsto.

Cada habitación de la villa tiene dos camas individuales, con mesas de noche y lámparas. Pero la longitud de las camas es de tan solo 1.73 metros, lo que significa que innumerables atletas, algunos de ellos estrellas, tratarán de ingeniárselas para acomodar sus cuerpos. El corredor jamaicano Bolt mide 1.95 metros, el nadador estadounidense  Phelps 1.93 metros, el pívot de la selección española de baloncesto Pau Gasol, 2.15, por no hablar del resto de combinados para el torneo de la canasta.

El problema no es pequeño cuando la altura de tantos atletas supera con creces la longitud de las camas y el descanso se convierte en un factor tan esencial en citas deportivas cortas como la olímpica.

"Esto se ha convertido en una villa absolutamente increíble. Es es tan lujosa como cualquier villa turística en la Costa Esmeralda" afirmó sin rubor Boris Johnson, alcalde de Londres, una de cuyas fotografías fue precisamente sobre la controvertida cama estandarizada del Parque Olímpico.

[Realcionado: Aquí vivirán los deportistas olímpicos este verano]

Las primeras bromas

Los primeros deportistas que se han animado a bromear incluso públicamente con el asunto de las camas han sido los jugadores de la selección argentina de baloncesto. "Leo que las camas de la Villa miden 1.73m de largo. Ouch! Lo bueno es que si tienen 0.9 de ancho la hipotenusa mide 1.95", se animó el escolta Manu Ginóbili. A lo que respondió su compañero Juanpi Gutiérrez: "No me importa nada... con tal de ir duermo en cualquier lado... y ese acolchado tiene buena pinta".