Eurocopa 2012 - Casillas, el cerrojo ideal para las finales

Si alguien es partícipe como pocos de los éxitos de España en los últimos años, ese es sin duda Iker Casillas. El portero del Madrid, tan activo ante Italia como en la final del Mundial contra Holanda, no ha recibido ningún gol en ninguna de las seis finales que ha disputado en su carrera.

Seis finales que hacen un total de 532 minutos. Es el tiempo que Casillas ha mantenido su puerta a cero, siendo decisivo en la totalidad de ellas, desde que disputara la primera con su club, el Real Madrid, en la Champions de 2000 contra el Valencia. La última, contra Italia, no ha hecho sino aumentar su leyenda en los encuentros en los que sus equipos más le requieren, aunque el resultado (3-0) haga creer que no fuera tan exigido.

El meta de Móstoles ha jugado tres finales con el Madrid: aquella de 2000 ante el Valencia (3-0) y 22 minutos en la de 2002 ante el Bayer Leverkusen, en la que el tanto alemán lo encajó César, titular en Glasgow y lesionado a los 68 minutos, dejando su puesto a Iker. La última fue en 2011, cuando los blancos se impusieron en la prórroga de la final de la Copa del Rey al Barcelona de Pep Guardiola.

Con España, Casillas también ha disputado otras tres, en las que también ha dejado su meta a cero: la de la Eurocopa de 2008 (1-0 contra Alemania), y las ya mencionadas del Mundial ante Holanda (1-0) e Italia en la reciente Eurocopa (4-0). En total, 532 minutos echando el candado a sus equipos. Además, entre estos tres grandes torneos (Euro 2008, Mundial 2010 y Euro 2012), Casillas sólo ha recibido 5 goles en un total de 1.710 minutos (uno cada 342, es decir, casi cada cuatro partidos).