Juegos Olímpicos - Chris Hoy, oro que le convierte en el mejor británico

La séptima medalla olímpica que logró este martes en el velódromo de Londres el caballero del Imperio Británico Chris Hoy asegura al ciclista, de 36 años, un lugar preeminente en las leyendas deportivas del Reino Unido.

Con su sexto oro, más que ningún otro atleta británico en la historia, el ciclista deja su nombre grabado junto al de héroes nacionales como Geoff Hurst, que marcó tres goles contra Alemania en la final del Mundial de fútbol de 1966, o el de Fred Perry, campeón en Wimbledon en tres ocasiones, hace más de 75 años.

También se compara, sobre todo, con Bradley Wiggins, primer británico en ganar el Tour de Francia hace apenas dos semanas y poseedor también de siete medallas olímpicas, así como con el remero Steve Redgrave, que con cinco oros era hasta hoy el atleta del Reino Unido con más metales dorados.

Gracias a Wiggins y Hoy, el ciclismo del Reino Unido recordará el verano de 2012 como el momento en el que adquirió un protagonismo inédito en las Islas y llegó a competir en interés para los aficionados locales con deportes como el atletismo y el tenis.

El escocés, abanderado del Reino Unido en la ceremonia de inauguración del pasado 27 de julio, logró su primera plata hace doce años, su primer metal dorado hace ocho, y estalló hace cuatro, en Pekín, con tres oros históricos que le valieron la distinción por parte de la reina Isabel II como caballero del Imperio.

En los Juegos de Londres, el ciclista contaba a su favor con el calor del público local, que ha abarrotado el velódromo día tras día desde el pasado jueves, entusiasmado con los logros del equipo de Gran Bretaña, que se lleva en total nueve medallas de la pista olímpica.

El escocés contaba además con el grado que otorga la experiencia en una disciplina en la que las nuevas rutinas de entrenamiento, cada vez más específicas, así como los avances en nutrición, han alargado la vida deportiva de los corredores.

Hoy nació el 23 de marzo de 1976, pero no saltó precisamente acomplejado por la edad a una pista en la que otros aún más veteranos que él han competido en estos Juegos, como el coreano Hosung Cho, de junio de 1974 (38 años) y la colombiana María Luisa Calle, de octubre de 1968 (43 años).

El corredor supo rodearse además de dos jóvenes ciclistas que le escoltaron hacia su quinto oro en la primera jornada de competición, en la velocidad por equipos.

Junto a Philip Hindes, de 19 años, y Jason Kenny, de 24, Sir Hoy voló el pasado jueves entre el griterío atronador de los 6.000 espectadores del velódromo para dejar caduco en dos ocasiones consecutivas el récord del mundo.

Este martes, en la jornada culminante de su carrera, cuando todo el país y el mundo estaban pendientes de él, Hoy volvió a dar la talla y lanzó un esprint temprano en la prueba que resultó insuperable para cualquiera de sus rivales.

Frente a su público, embriagado por el éxito de su deportista, y ante una nube de fotógrafos que le esperaban en el centro del velódromo de Londres 2012 para imprimir su imagen en todas las portadas de la prensa británica, el escocés subió por séptima vez a un podio olímpico.

Hoy ya poseía una parcela en el Olimpo de los grandes atletas británicos antes de los Juegos, pero se va de ellos con un espacio aún mayor reservado para él en la morada de los dioses del deporte.