Las claves para evitar la huelga del Camp Nou en el Clásico

Los trabajadores del Barça mantienen su convocatoria de huelga para el día 7 de octubre, fecha de la disputa del Clásico ante el Real Madrid. El acto de conciliación en el Tribunal Laboral de Barcelona entre ambas partes pasa por ser una de las últimas oportunidades para evitar los paros.

La plantilla de trabajadores que depende directamente del Barcelona y se encarga de entre otras cosas la acomodación y control de accesos en el Camp Nou sigue en pie de guerra y sin desconvocar la huelga que amenaza el Clásico ante el Real Madrid. El Comité de Empresa, puesto en contacto con este medio, mantiene su convocatoria de huelga hasta que se alcance, al menos, un acuerdo de mínimos que pueda garantizar algunas de las reivindicaciones de una plantilla de empleados fijos discontinuos que se presenta como la peor pagada de Europa a pesar de los 49 millones en beneficios que declara el Barcelona.

La última -o penúltima salvo acuerdo 'in extremis'- parada para que el Barcelona pueda evitar el parón de los empleados que controlan el acceso al estadio y el resto de instalaciones culés se encuentra en el Tribunal Laboral, donde a las 10 de la mañana está convocado un acto de conciliación entre las partes para tratar de llegar a un acuerdo que presenta las claves detallas a continuación.

Los empleados convocados a la huelga piden un acuerdo de mínimos en el que se les dé una garantía de empleo que no se ha asegurado en los últimos años, cuando la plantilla de Fijos Discontinuos se ha visto reducida de 950 a 320 en los últimos diez años, en beneficio, según asegura Carlos Yeves (miembro del Comité de Empresa) a Eurosport, de la subcontratación de estos servicios a cargo de empresas de trabajo temporal.

El aumento salarial de un euro la hora -actualmente el sueldo se sitúa en los 8,96 euros- más la actualización de los salarios conforme al IPC es otra de las reivindicaciones de los trabajadores, quienes denuncian ser el cuerpo peor pagado de Europa y buscan al menos un acuerdo "que nos equipare a un club como el Real Madrid o el Valencia", dos de los siete equipos españoles que cuenta con empleados Fijos Discontinuos en su plantilla.

Años de lucha

Estas dos peticiones podrían hacer llegar un acuerdo en las negociaciones, inexistentes hasta que los trabajadores hicieron oficial la convocatoria de huelga tras varios intentos de entablar contactos con la empresa. "Han sido los propios trabajadores los que han pedido a sus representantes que la huelga se celebrara en un Barcelona-Real Madrid", aseguran a Eurosport desde el Comité de Empresa, que coincide en el 100 % con el Comité de Huelga.

"No tenemos ni vestuarios para ponernos la ropa que nos dan, algo que establece la ley, sin embargo otras empresas externas sí disponen de él; se han cambiado las condiciones y puestos de trabajo sin avisar... y los trabajadores han dicho basta", explica Carlos Yeves añadiendo que la movilización es fortísima -el 95 % apoyó la huelga-, algo que "no he visto en 25 años".

La primera en la historia

De no llegarse a un acuerdo con el Barça, quien después del interés mediático ya movió "algunos flecos" para intentar llegar a un acuerdo tras un tiempo negándose a negociar, la huelga supondría el primer parón de trabajadores que se da en el Barcelona en sus más de 100 años de historia. Los trabajadores, eso sí, se muestran en conversación con Eurosport predispuestos a alcanzar un acuerdo que sirva para desconvocar la huelga, lo que supondría "una victoria de los empleados al verse cumplidas sus reivindicaciones".

En caso de que se desconvoque el parón, que también incluye el próximo partido de Champions en el Camp Nou, no se acabaría la lucha una plantilla que, "sin convenio laboral desde hace 3 años", ha visto cómo en el último año se reducía su número en 68 personas sin una sola reposición. Todo ello a la vez que en el Clásico de Supercopa contra el Real Madrid una empresa de trabajo temporal incorporaba a 200 personas en condición de externas, 150 más de lo que pedían los Fijos Discontinuos para su plantilla.

Los mínimos ya están puestos sobre la mesa en busca de un acuerdo, pero en el caso de que la negociación no llegue a buen puerto los empleados siguen con ánimo para llevar a cabo el paro y ya han contactado con los trabajadores de Metro de Barcelona con el fin de coordinarse en el paro que también hay previsto para ese día. La pelota esta vez no está en el césped, sino en unos juzgados y en posesión el Barça, quien tendrá que decidir la jugada con sus propios empleados.