Curiosport - El autobús de la celebración blanca no tuvo que arrancar

El Real Madrid tenía preparado todos los detalles de una posible celebración del título pero, con la victoria del Atlético, estos no fueron utilizados. En las redes sociales algunos criticaron este gesto pero es una práctica habitual del conjunto blanco.

El Real Madrid cayó derrotado en la final de la Copa del Rey disputada en el Estadio Santiago Bernabéu contra el Atlético. El conjunto blanco no pudo celebrar el título pero estaba preparado antes del partido por si el resultado hubiera sido otro y el equipo entrenado José Mourinho hubiera conseguido ganar.

Durante la semana previa al choque de Copa del Rey, en el club madridista decidieron que el momento adecuado para celebrar el posible título era la misma noche del partido. Es por ellos que el autobús tenía que estar preparado para que pudiera hacer el trayecto tras la entrenga del título. El Atlético de Madrid no tomó la misma decisión y por eso los actos conmemorativos fueron al día siguiente de la final.

Por lo tanto, el Real Madrid preparó todos los detalles que incluyen una celebración. La fuente de Cibeles se rodeó de vallas y estaba preparado un autobús descapotable para transportar a los jugadores desde el Bernabéu hasta Cibeles. Por las redes sociales comenzó a circular una foto del autobús que iba a utilizar el conjunto blanco y que estaba listo para partir hasta el estadio pero con la posterior derrota algunos tildaron esta situación de prepotencia.

Pero lo cierto es que esto es una práctica habitual, y el Real Madrid ya lo ha hecho en más de una ocasión. La temporada pasada, y ante la posibilidad de conseguir la Liga antes de tiempo, la Cibeles estuvo vallada durante más de un fin de semana. En el club blanco tienen bien enseñado el refrán que dice “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Aunque lo cierto es que el Real Madrid no tiene suerte con los autobuses en la celebraciones. En la Copa del Rey que ganaron en 2011 al Barcelona, a Sergio Ramos se le cayó al suelo el trofeo que sostenía en el autobús.