El Dream Team se da un festín ante Túnez

Los libros dirán que Estados Unidos barrió a Túnez por 63-110, pero durante unos minutos que los africanos no olvidarán en sus vidas aguantaron la embestida norteamericana con un baloncesto valiente y un marcador sorprendentemente ajustado.

Carmelo Anthony fue el máximo anotador de los suyos con 16 puntos, mientras que Kevin Durant aportó 13 tantos, 10 rebotes y cinco asistencias. Entre los tunecinos destacaron Makram Ben Romdhane con un doble-doble (22 puntos y 11 rebotes) y Mohamed Adidane con 11 tantos.

Muchos pensaban que Túnez llegaba al partido como un animal directo al matadero. Nada más lejos de la realidad al dejar boquiabierto a todo el pabellón Basketball Arena con un inicio que quedará grabado en los anales de la historia del conjunto africano.

Abrieron el choque con dos triples consecutivos, obra de Azig y Ben Romdhane. Pusieron la nota de espectáculo con un mate de Ben Romdhane (8-4) y El Mabrouk anotaba de nuevo desde el perímetro para seguir por delante en el marcador (11-10).

Aquello no era un espejismo. Túnez dejó clara su apuesta decidida a vivir y morir del triple y puso así en entredicho al cinco inicial de Estados Unidos, formado por Chris Paul, Kobe Bryant, LeBron James, Kevin Durant y Tyson Chandler.

En una decisión sorprendente, el técnico norteamericano, Mike Krzyzewski, a falta de 2:39 para el final del primer cuarto mandó al banquillo a todos ellos y en su lugar salieron Deron Williams, Russell Westbrook, Carmelo Anthony, Andre Iguodala y Kevin Love.

Todos al banquillo

Esa segunda unidad cambió el panorama. Estados Unidos recobró su personalidad con contraataques marca de la casa y un derroche ejemplar de energía en defensa, pero Túnez no se dejó intimidar.

Con personalidad, paciencia y gran arrojo, el equipo que dirige Adel Tlatli supo encontrar algunos resquicios en la zona americana para mantenerse en la pomada (30-35) al ecuador del segundo periodo, momento en el que los de las barras y las estrellas comenzaron a apretar ligeramente el acelerador de la mano de Kevin Durant.

De vuelta a la calma tras la tempestad, Estados Unidos comenzó a romper el partido en cuanto arrancó la segunda mitad. A Túnez ya no le llegaba la gasolina. Al último cuarto y tras unos mates estratosféricos del número uno del "draft" (sorteo universitario) Anthony Davis se llegó con resultado de 47-85, un resultado que, ahora sí, dejaba meridianamente claro el océano que separa un baloncesto del otro.

Especialmente cuando ese equipo superior ronda durante gran parte del partido el 75 por ciento en tiros de dos.

LA FICHA DEL PARTIDO:

63 - Túnez (15+18+14+16): El Mabrouk (5), Kechrid (9), Ben Romdhane (22), Rzig (6), Mejri (4) -cinco inicial-, Slimane (-), Hadidane (11), Hafsi (6), Ghayaza (-) y Laghnej (-).

110 - Estados Unidos (21+25+39+25): Paul (2), Bryant (4), Durant (13), James (5), Chandler (6) -cinco inicial-, Westbrook (11), Williams (9), Iguodala (6), Love (16), Harden (10), Anthony (16) y Davis (12).

Árbitros: Vaughan Mayberry (AUS), Samir Abaakil (MAR) y Olegs Latisevs (LAT). Sin expulsados.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo A del torneo olímpico de baloncesto, disputado en el Basketball Arena de Londres ante 9.412 espectadores.