El Algarve se prepara para ver a Contador

Trass de un largo proceso en el que no se conocía el futuro del ciclista madrileño vuelve a subirse a una bicicleta para correr en Portugal.

El ciclista español Alberto Contador llegó de madrugada al sur de Portugal, tras un viaje de varias horas en automóvil, para tomar la salida en la Vuelta al Algarve, que concluye el domingo.

Después de que la Federación Española de Ciclismo (RFEC) archivase el expediente abierto por su positivo de clembuterol en el pasado Tour de Francia Contador está listo para tratar de revalidar su condición de campeón de la prueba lusa.

Según confirmó Jacinto Vidarte, jefe de prensa de Contador, el corredor llegó sobre las 2:30 de la madrugada a la localidad de Albufeira, a unos 45 kilómetros de Faro, en automóvil y no en avión, como se esperaba, tras perder la conexión aérea en Lisboa, adonde había viajado procedente de Madrid.

Contador, campeón de la prueba del Algarve en sus dos últimas ediciones, enfrenta desde las 11.00 horas del miércoles y hasta el domingo cinco etapas (un total de 707 kilómetros), las cuatro primeras de perfil abrupto y la última una contrarreloj individual de 17,2 kilómetros.

Cinco días de prueba

Si las condiciones meteorológicas lo permiten, el tricampeón del Tour completará 157,5 kilómetros desde el Estadio del Algarve, en la ciudad de Faro, a Albufeira, cuyos principales obstáculos serán dos puertos de tercera categoría.

Contador, que estaba suspendido preventivamente desde el pasado 30 de setiembre tras su positivo en dos controles antidopaje efectuados el 21 de julio, portará el dorsal número 1 que le acredita como campeón de la prueba.

La competición tiene un cartel de lujo con doce equipos pro-Tour, entre ellos Saxo-Bank (formación de Contador), Astana, Rabobank, Radio-Shack y QuickStep. También participan en las cinco etapas de la Vuelta al Algarve la española Caja Rural y la francesa Cofidis.