Abramovich se gastó menos que la Décima

Roman Abramovich, dueño del Chelsea desde 2003, ha conseguido, tras invertir 868 millones en jugadores, la primera Champions del conjunto inglés. Si tomamos en cuenta los datos proporcionados por BBC y transfermarkt, es menos de lo gastado por el Madrid desde 2002 para conquistar la ansiada Décima.

Desde el 2002, el club madridista ha invertido más de 938 millones de euros en fichajes, según los datos registrados en transfermarkt.de y que le convierten en el club más comparador de esta década en Europa. Casi el doble que el Barcelona, que gastó casi 589 en ese periodo. El Real Madrid pagó, por ejemplo, 94 millones en Cristiano Ronaldo, lo que fue el pase más caro de la historia.

Tampoco se quedan atrás Kaká (65 millones) o Benzemá (36 millones). “Si nos centramos sólo en las tres últimas temporadas, el Real Madrid ha realizado una inversión neta de 305 millones de euros. Por comparar, el Barca en el mismo periodo gastó unos 187 millones”, señala el experto en empresas José María Huch, escritor del libro “Barça-Real Madrid, compitiendo por liderar el negocio del fútbol”.

Abramovich, que participó en la fiesta de celebración por las calles del Chelsea dentro del autobús de la plantilla como si fuera un miembro de la plantilla, no ha reparado nunca en gastos: de los 37 millones de Didier Drogba a los 58 de Fernando Torres, pasando por los 38 de Essien o los 46 de Shevchenko, apareció para resucitar la ambición de un Chelsea desfallecido en busca de tiempos mejores. Y al final, 718 millones de libras después (868 de euros) ha tenido premio.

Su participación en la fiesta

En Múnich, tras conseguir la Copa, estaba contento pero calmado en el Hotel Mandarin Oriental. Se colocó en la planta baja para recibir a autobús de jugadores y familiares cuando volvieron del estadio. Sereno, sentado en una silla junto a la recepción, vigilaba todo con cierta distancia tras participar minutos antes de la fiesta en el vestuario. Tras varios títulos locales (Premier de 2005, 2006 y 2010 y varios torneos coperos, el último hace unos días) en el Allianz Arena se quitó la espina de 2008, cuando se cruzó en la final con el Manchester United y un fallo de Terry en la tanda de penaltis le dejó sin título.

Rodeado de sus íntimos observó la felicidad de sus jugadores, rodeados de familiares y amigos, pero no quiso robar protagonismo a Cech, el más felicitado por los presentes. El título de Champions supone alcanzar una ilusión que empezaba a convertise en una obsesión.

Los datos confirman que mayor gasto no significa necesariamente más títulos. “Desde el punto de vista de la exuberante inversión, el rendimiento del Real Madrid no ha sido el esperado. Es el que más invierte en Europa para ganar la Champions y no la gana desde 2002. Hay niños con 10 años que nunca han visto ganar al Real Madrid la Champions, mientras el Barça ha ganado tres veces en ese período”, estima Josep María Gay, profesor de Economía Financiera de la Universidad de Barcelona.

Menor inversión del Barça

Y es que el equipo azulgrana ha gastado menos desde 2002 (588 millones según transfermarkt.de) ya que una buena parte de los jugadores, empezando por Leo Messi, están formados en las categorías inferiores. Eso sí, alguna campaña ha roto la hucha, como en 2009-10, y se gastó hasta 111,5 millones de euros (Ibrahimovic 68, Chigrinsky 25, Keirrison 14, Maxwell 4.5) justo un año después de gastarse 28 entre Hleb y Cáceres para un desembolso total de 96 millones.