La elección del abanderado australiano, cuestión de sexo

Natalie Cook, olímpica por Australia, ha bromeado sobre "hacer una sentada" si vuelven a elegir como abanderado a otro hombre. En teoría, el encargado de llevar la bandera es el ciclista Stuart O'Grady.

El comité olímpico australiano sigue buscando abanderado para los Juegos Olímpicos de Londres y se han visto 'atacados' por una curiosa declaración de Natalie Cook, que ha afirmado, entre risas: "Si un hombre porta la bandera, me sentaré como protesta".

Natalie Cook, jugadora de voleibol de playa y única mujer que ha representado a Australia en los Juegos en cinco ocasiones, no está conforme con el hecho de que en los últimos acontecimientos deportivos se hayan elegido siempre a hombres como abanderados: "Me encantaría recibir el honor de liderar a nuestro equipo, pero no me importaría que fuera otra mujer. Ya he caminado detrás de cuatro hombres: Andrew Hoy, Andrew Gaze, Colin Beashel y James Tomkins".

Nick Green, jefe de la expedición australiana, es el encargado de decidir quien ondeará la bandera del país en la gala de inauguración. "Llevo tres años pensando en esto. Esta decisión puede influir en la vida de una persona, así que debo hacerlo bien", admitió el que fue campeón olímpico de remo.

Rodeados de polémica

Las declaraciones de Natalie Cook se unen a la polémica que ha suscitado que, como ya pasase en la delegación china, los hombres y las mujeres se ubicaron en distintos sectores del avión. Para afinar detalles de cara a los Juegos, la selección de baloncesto viajó a Europa para jugar algunos encuentros; no obstante, el equipo masculino viajó en clase 'business', mientras que la femenina lo hizo en clase turista.