El escándalo que marcó al Carvalho portugués y madridista

Hace exactamente un año, Ricardo Carvalho vivió un punto de inflexión en su carrera. Abandonó con polémica la concentración de Portugal y, aunque poco tuvo que ver con su posterior suplencia en el Real Madrid, sí fue un hecho que acabó marcando su carrera en todos los sentidos. ¿Casualidad, o no?

Las únicas noticias de Ricardo Carvalho como jugador del Real Madrid son las ofertas, como la última del Galatasaray, que el jugador no quiso escuchar. El defensa portugués no cuenta para José Mourinho y, aunque va a seguir formando parte de la plantilla, va a tener complicado por no decir imposible volverse a hacer un hueco en la defensa titular del equipo blanco.

Una temporada, la anterior, que el exjugador de Oporto y Chelsea se tiró casi en blanco, ya que las lesiones y la reconversión de Sergio Ramos a central le relegaron a la suplencia e incluso a la grada.

Pero hubo otro punto de inflexión en la carrera futbolística de Ricardo Carvalho. Casualmente, hace un año, cuando protagonizó un escándalo con la selección portuguesa al abandonar la concentración antes de jugar un partido de clasificación de la Eurocopa contra Chipre.

El todavía jugador del Real Madrid se fue de forma repentina, diciendo que Paulo Bento había "herido su honor" ya que iba a ser suplente en este partido.

“Me siento corporal y mentalmente al máximo nivel. Así lo demuestran mis actuaciones en el club y en la selección. Pero si se me trata como si fuera alguien innecesario, sólo me queda irme. Nunca me había sentido tan poco respetado y herido en mi honor”, añadió.

No volvió a ser el mismo

Pese a sentirse "corporal y mentalmente la máximo nivel", su declive en el equipo blanco también coincidió, de forma casual, tras este escándalo con su selección. Pocas semanas después Sergio Ramos se haría con ese puesto de central titular y ya relegaría de forma definitiva al banquillo a un Ricardo Carvalho que sólo jugaría 11 partidos oficiales la pasada temporada.