España arranca el torneo ante otra de las favoritas

La selección española de balonmano arranca el largo camino hacia la final, el objetivo que Valero Rivera y sus pupilos se han fijado en Londres, con un durísimo encuentro ante Serbia, vigente subcampeona de Europa, que los internacionales españoles consideran clave para encarrilar el pase a cuartos.

"Es un partido muy importante y no sólo por el hecho de empezar bien la competición, sino porque con la igualdad que hay en el grupo está claro que cada punto va a ser muy caro", señaló Rivera. El conjunto español confía en repetir el triunfo (30-27) que logró el pasado mes de abril sobre los serbios en el preolímpico de Alicante, para lo cual, el seleccionador español considera indispensable frenar el temible ataque del conjunto balcánico.

"No creo que ni unos ni otros podamos hacer muchas cosas diferentes a las que hicimos en Alicante, por lo que de nuevo la clave estará en que seamos capaces de parar su ataque, donde tienen grandes lanzadores", añadió el técnico español.

Una misión en la que tendrá un papel fundamental el portero Arpad Sterbik, que tras perderse por lesión el preolímpico de Alicante, se medirá por primera vez con sus excompatriotas desde su nacionalización como español.

"Es el primer partido que voy a jugar contra Serbia y seguro que no es igual que si jugase contra Dinamarca o contra otro país, pero ya he jugado muchas veces contra los jugadores de la selección serbia tanto en la Liga como en la Liga de Campeones", comentó el guardameta español.