Eurocopa 2012 - España no se aburre de ganar y ya es leyenda

España aplastó 4-0 a Italia para entrar en la leyenda y ser la primera que gana dos Euro consecutivas y un Mundial. Es el mejor equipo de la historia de este deporte. Ofreció su mejor versión, el día que Xavi se enchufó para dar su clase magistral. Silva, Alba, Torres y Mata marcaron los goles.

Es el triunfo de la calidad, de las ganas de competir usando la pelota como vehículo. A través de ella ha llegado una triple corona histórica, algo que asombra al mundo entero y que este grupo ha provocado que sus vecinos lo vean como algo casi habitual. Lo extraordinario convertido en ordinario. Tanto que algunos osan decir que su estilo ganador aburre.

En una final de la Eurocopa salió a difuminar las escasas dudas que hay de su tremenda capacidad. Desde el pitido inicial, España mostró sus credenciales y personalidad pese a que Italia quiso mostrar atrevimiento con el primer disparo. Balotelli rozó con Ramos, que hizo el primer disparo en una falta y cabeceó un córner forzado tras una buena internada por banda de Alba.

El primer cuarto de hora fue el mejor de España con Del Bosque: toque de balon de España, paciencia y verticalidad. Con esa receta llegó un golazo espectacular de Silva. Iniesta se asoció con Cesc, centró desde la línea de fondo para que David cabeceara en carrera. Con Xavi, Iniesta, Fabregas, Silva uno se pregunta si realmente se necesita un '9'. Porque son tan excelsos que fabrican goles atacando tres contra siete o dos contra cinco.

Italia no se amilanó, regalando a Europa una final intensa y preciosa. Chiellini, el capo que estaba fallando y daba facilidades, se fue lesionado por un Balzaretti que normalmente suele dejar espacio a su espalda. El cambio le vino bien al bloque de Prandelli, que fue creciendo en ataque y ganó profundidad. Italia se levantó, empezó a robar la bola y equilibró el partido por unos minutos. Del Bosque era consciente de que crecía en torno a la pelota, circulando con paciencia, sin perderla.

El timón de Xavi

Para eso era necesario que Xavi siguiese en plan mariscal, ganando continuamente a Pirlo, al que el mediocampo español apagó con sus ayudas, y De Rossi. El catalán llegó serio, consciente de que era el día que más lo necesitaba la Roja. Un genio quizá irrepetible, el jugador más grande que lucido la camiseta roja en toda la historia. Sus pases son poemas de nuevas alegrias y en uno Jordi Alba mostró su capacidad para competir en los 60 metros lisos antes de fusilar a Buffon. Esprintó y no se arrugó ante Buffon, al que doblegó con la calidad del mejor ariete. Un 2-0 ante esta España, que lleva 70 partidos sin desperdiciar un marcador, era demasiada losa para la Italia más ofensiva que se recuerda y que cayó sin dar una sola patada.

Al volver del vestuario Di Natale y Cesc probaron su acierto, pero Casillas siempre se mostró seguro, confirmando que en las finales nunca encaja. Iker tuvo que aparecer tras el goles y, como siempre, estuvo soberbio. Un gol en seis partidos. Como su amigo Xavi sabe que el que el prejuicio de lucir guantes quizá también le deje sin Balón de Oro. Del Bosque sustituyó a Silva por Pedro, amplitud y presión. Además, a Prandelli todo le salía mal: metió a Motta, se quebró y dejó a Italia en inferioridad númerica. En la futbolística llevaba viviendo todo el partido.

Xavi volvió a tirar de manual, retrocedió en el tiempo y asistió a Torres que marcó el 3-0. El Niño se situó co-pichichi de la Euro pero en la siguiente que tuvo no fue egoísta y regaló el gol a Juan Mata, que aprovechó sus primeros minutos en la Euro con gol. Su amigo asturiano le ha ayudado en sus malos momentos en el Chelsea y quiso premiarle. Y es que este equipo tiene valores de compañerismo y compromiso, no solo calidad. El que no hace biscotto para eliminar a un rival complicado, al que luego golea en la final. El que celebra el triunfo con sus pequeños correteando por el césped. Los hijos de los bajitos, que curiosamente son los más grande de este deporte.

Un momento irrepetible

Esta generación de futbolistas han sido los artífices estos años de grandes alegrías de un país que está muy lejos de ocupar la posición predominante que tiene su fútbol. En el inicio de julio de 2012 no se valora lo que esto significa. Un hito que quizá parecerá mentira cuando, dentro de muchos años, lo lean en las hemerotecas.

En la vida muchas veces no se llega a ser consciente de estar viviendo algo irrepetible, una experiencia que marcará una vida y quizá no se repita nunca. Es necesario disfrutar con lo que hace sólo un tiempo parecía imposible. Por eso, hay que dar las gracias a las personas que hacen posibles los momentos de felicidad. Gracias por todo, de corazón.

LA FICHA DEL PARTIDO

4-España: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Xabi Alonso; Iniesta (Mata, min.87), Xavi, Silva (Pedro, min.59), Cesc (Torres, min.75).

0-Italia: Buffon; Abate, Barzagli, Bonucci, Chiellini (Balzaretti, min. 21); De Rossi, Pirlo, Marchisio, Montolivo (Motta, min.56); Cassano (Di Natale, min.46), Balotelli.

Goles:1-0, min.14. Silva. 2-0, min.41. Jordi Alba. 3-0, min.84. Fernando Torres. 4-0, min.88. Mata.

Árbitro: Pedro Proença (POR). Amonestó a Piqué (min.25) por parte de España y a Barzagli (min.45) por parte de Italia.

Estadio: Olímpico de Kiev.