España se quedó sin beso entre Iker y Sara

Toda España esperaba impaciente la reedición del famoso beso que se dieron Iker Casillas y Sara Carbonero cuando ésta le entrevistó en zona mixta, pero al contrario que en Sudáfrica, ambos se mostraron más comedidos y lo dejaron todo en un tierno abrazo.

Al finalizar el encuentro entre España e Italia, Sara Carbonero volvió a entrevistar a su pareja, Iker Casillas, frente a todo el país: sin embargo, en esta ocasión no hubo beso del portero, como sí sucediera la vez anterior, tras la final del Mundial de Sudáfrica, en una imagen que dio la vuelta al planeta. De hecho, aunque Sara buscó con sonrisa continua la complicidad de su chico, éste se mostró más serio y correcto que hace dos años.

Sin abandonar la emoción del momento, Casillas hizo un repaso pausado del encuentro y dedicó la victoria, como en Sudáfrica, a todos los que apoyaron a España de forma incondicional pese a las adversidades. Justo en esta respuesta fue en la que, invadido por las lágrimas, se lanzó a los labios de su pareja cuando ésta le preguntó por lo mismo tras la victoria ante Holanda, pero en este caso todo quedó en dos besos en la mejilla como saludo y un tierno abrazo de despedida.

También criticada

En 2010, Casillas besó a Carbonero para, de alguna forma, endulzarle un Mundial en el que le llegaron a criticar incluso por colocarse después de la portería de Iker en la derrota de España ante Suiza. Consciente de lo que había sufrido su novia, Iker le dedicó el triunfo entre lágrimas. En la presente Eurocopa, en cambio, ha optado por no mostrar en público esta afinidad, pese a que el desempeño de Carbonero ha sido objeto de muchas y muy variadas críticas, particularmente en Twitter.