Cuando España también se quedó 'ciega' sin ver a La Roja

Los peores augurios se acabaron cumpliendo y en ningún lugar del país se pudo seguir en directo el encuentro entre Bielorrusia y España. No sucedía algo así desde hace tres décadas, cuando un problema técnico dejó a todo el país sin ver a la Selección en directo.

No hubo acuerdo entre proveedor y televisiones y finalmente el partido entre la Selección no pudo ser retransmitido en directo para el disfrute de España en el día en el que el país celebraba su día nacional. Esta circunstancia es totalmente desconocida al no tratarse de errores ni limitaciones técnicas sino de una cuestión de dinero y ha hecho que muchos aficionados tuvieran que echar, como antaño, mano de los transistores para seguir en directo el desarrollo del partido. Las radios, que tampoco se libraron de la exigencia de un pago, lo retransmitieron todo desde sus hoteles.

La falta de una televisión que retransmita un encuentro de la Selección no es la única ver que se da en España, pero sí es cierto que para los hinchas más jóvenes resulta totalmente desconocida al no haber vivido otros tiempos en los que La Roja ocupaba la programación principal de las cadenas.

Fue en 1983 cuando, según contó el exnarrador José Ángel de la Casa en El País, España se había quedado por última vez sin ver un partido de su Selección. Se debió a un tema técnico que no tiene nada que ver con la situación que se ha vivido estos días, cuando varias televisiones han intentado hacerse con los derechos del partido a un precio aceptable sin demasiada suerte al ver cómo la empresa proveedora de las imágenes no rebajaba sus pretensiones económicas.

Según cuenta José Ángel de la Casa, mítico narrador de los partidos en TVE, en 1983 la isla de Malta no tenía acceso al enlace con la Unión Europea de Radiodifusión y las posibilidades de enlazar con algún satélite la emisión era también imposible, por lo que todos los intentos para que España viera el partido ante Malta fueron completamente inútiles. "El último intento, lo hicimos a través de Corfú (Grecia), pero eran tres saltos y no nos daban garantías de éxito", cuenta José Ángel de la Casa en las páginas de El País.

Cómo hicieron que se viera

El periodista, ahora jubilado,cuenta además cómo lograron que muy pocas horas después del término del partido toda España pudiera gozar con los goles de la Selección. "A la hora del entrenamiento todo estaba montado y probado en el estadio donde al día siguiente, al mediodía, se jugaría el partido Malta-España clasificatorio para la Eurocopa de Francia 84". El encuentro acabó con complicaciones para España, que consiguió vencer por 3-2, aunque ese día quizás fue el propio periodista el que más complicaciones tuvo para cumplir con su labor.

"Nada más finalizar el encuentro, bajé a la Unidad Móvil y la cinta y el coche que me llevaría al aeropuerto, me aguardaban. Recuerdo que tuvimos algunos problemas en el recorrido, no por el tráfico sino por el mal estado de las carreteras, pero llegué a aeropuerto donde ya me esperaban, a pie de la escalerilla, los pilotos. ¡Un avión privado para mí!", narra. Según José Ángel de la Casa, una vez garantizada una hora de llegada de ese vuelo se decidió a qué hora se emitiría el encuentro. Para más celeridad, un motorista esperaba a pie de pista en el aeropuerto de Madrid-Barajas. "Salió como una bala", dice el periodista que reconoce que cuando llegó a Torrespaña -desde donde se emiten los contenidos de RTVE-, España ya había marcado el primer gol en el partido que él ya había visto.