Juegos Olímpicos - España teme el estado de Navarro ante Australia

La selección española afronta el partido contra Australia en la segunda jornada del torneo de baloncesto, con la preocupación del estado del capitán, Juan Carlos Navarro, y con la sensación de que no hay que fiarse de Australia, por mucho que se haya ganado en los dos partidos de preparación.

"Australia juega bien contra cualquier equipo. Tiene buenos jugadores en todas las posiciones y grandes tiradores. Son un equipo peligroso que puede dar más de un susto", comentó el seleccionador Sergio Scariolo. En los dos partidos de Granada y Málaga (75-69 y 81-75) Australia y España jugaron con cartas marcadas. Ninguno de los dos equipos enseñó todo su repertorio y ambos escondieron detalles importantes en el juego.

En Granada, Australia puso en muchos aprietos al equipo español durante 34 minutos y aunque es verdad que Marc Gasol no jugó, no lo es menos que la impresión que dieron los australianos fue más que buena. Otro tanto ocurrió en Málaga en un choque dominado durante muchos minutos por los visitantes gracias a su control del rebote y por su dureza física. En Málaga, además, Australia dominó el rebote con 44 por 36 para la selección.

"Son jugadores muy físicos, sus hombres grandes saben tirar de tres puntos y saben leer muy bien las defensas contrarias. Nos han dado muchos problemas en la preparación y ahora será más complicado vencerles", apuntó Scariolo.

El estado físico, a peor

El estado físico del equipo español sigue siendo la mayor preocupación, pues además de Navarro Marc Gasol sigue con molestias en el hombro y tendrá que jugar con dolor todo el torneo olímpico. Sergio Rodríguez, por el contrario, cada vez está más recuperado del golpe que sufrió en la rodilla.

Con todo, la sensación que transmitió el equipo nacional contra China fue algo más que buena. Controló el partido, las rotaciones fueron buenas y no se sobrecargó a nadie, algo sumamente importante cuando se quiere llegar al momento de la verdad, a los cruces y a la lucha por las medallas, en plenitud y sin síntomas de fatiga.

La victoria ante Australia parece factible y el objetivo, al igual que contra China, es conseguirla con el mayor aprovechamiento posible pensando en el futuro inmediato.