Los experimentos de Pep no le están sirviendo a Tito

El entrenador del Barça sigue sin dar con la tecla correcta en la defensa azulgrana, una posición para la que Guardiola siempre encontró soluciones echando la vista a sus jugadores más polivalentes. La cantera tampoco parece ser la solución para Tito Vilanova.

La posición de central sigue estando maldita en el Barcelona cuando ya se llevan disputadas siete jornadas de Liga. El parón de selecciones puede servir para que Tito Vilanova siga estudiando las alternativas que hasta ahora no ha encontrado y que, al contrario de lo que sucedía con Pep Guardiola, no parecen dar garantías al Barça.

Adriano fue la última pieza que Tito Vilanova intentó encajar en el rompecabezas que supone la zaga culé. Lo hizo ante el Real Madrid y los resultados, aunque no del todo negativos, dejan algunas dudas. El brasileño, en buen estado de forma, reconoció que la decisión se tomó después de un encuentro con el técnico, que había pensado en él para el eje de una defensa en cuadro después de que otros jugadores no funcionaran. Adriano completó el partido con solvencia, pero un solo fallo supuso el empate a dos por parte del Real Madrid. El brasileño no tiró a tiempo el fuera de juego y habilitó a Cristiano Ronaldo para que pusiera el empate definitivo.

La prueba, a juzgar por lo visto, parece haber salido bien con un jugador que nunca había estado en una posición que no se adapta a sus condiciones, siendo esta característica la principal pega para que Adriano, de baja estatura, se consolide en el eje de la zaga como alternativa de garantías.

Un jugador más alto de estatura, sin embargo, tampoco ha salido bien en lo que va de temporada. Alex Song llegó al Barça sabiendo que sería usado como recurso de emergencia siempre que fuera necesario, pero tal y como ha reconocido el propio Tito Vilanova, el jugador africano "todavía no ha cogido los mecanismos" necesarios para esta posición, en la que se ha visto desbordado cada vez que ha jugado. Mascherano es, quizás, el único que sigue dando ciertas garantías, aunque su papel no ha evitado que el Barcelona haya encajado 13 goles en competición oficial en la temporada 2012-2013.

Pep supo hacerlo

La falta de acierto en las elecciones que evidencia Vilanova contrasta con lo que consiguió Pep Guardiola en su etapa como técnico. El de Santpedor se encontró con grandes complicaciones en el eje de la zaga y acabó resolviéndolas usando a sus famosas 'niñitas". Keita, ahora en China, se adaptó a la perfección a su papel de jugador número 12 y sacó al Barça de apuros en varias ocasiones, como también lo hizo en Roma Yaya Touré, uno de los artífices de la seguridad defensiva del Barça en la final de Champions ante el Manchester que ahora luce en el museo del Camp Nou.

A falta de otras alternativas y con el paso de las temporadas, Guardiola se vio obligado a echar mano de otro jugador poco habitual en el eje de la zaga. Pep optó por situar a Eric Abidal como central y el defensa francés se consolidó a principios de la pasada campaña como un gran defensor polivalente, rápido al cruce y con habilidades para sacar el balón. Su trasplante de hígado lo frenó todo y ahora el futbolista espera reaparecer en el terreno de juego tras ir completando una recuperación heróica.

Al margen de Mascherano, que ha pasado de mediocentro a defensa demostrando que la confianza de Guardiola no fue en vano, Guardiola también probó con Sergio Busquets, aunque, eso sí, el canterano no convenció a todos y solo se usó como recurso de extremada urgencia, algo que Tito Vilanova ni siquiera ha planteado de momento.

La cantera, personalizada en esta posición en Marc Bartra, parece una opción muy remota para frustración del joven defensa central, que espera hacer recapacitar a Tito Vilanova con su trabajo diario. El parón de selecciones y el progreso en las recuperaciones de los jugadores lesionados servirá para que Tito acabe finalmente la pieza que mejor se adapta.