La extraña disculpa de la atleta acusada de racismo

La atleta griega ha manifestado que, aunque está arrepentida por sus palabras, le parece excesivo el castigo de no poder ir a los Juegos.

La atleta griega expulsada de los Juegos Olímpicos por escribir un tuit racista se ha mostrado arrepentida por ello, pero está en contra de la decisión del Comité de expulsarla de la competición.

A pesar de que Paraskevi Papachristou pidió perdón tras conocer la sanción que le impusieron, su tono se volvió desafiante al hablar con Reuters sobre la decisión: "No he dormido nada y, para ser honesta, estoy intentando entender lo sucedido. Quiero mantener la calma y no perder el control. Le agradezco a mi entrenador, a mi familia y a otras personas el haber estado ahí... Después de tantos años de dolor y sacrificios para llegar a mis primeros Juegos Olímpicos estoy muy enfadada. Pero lo que más me altera es la excesiva reacción y la velocidad para tomar la decisión disciplinaria".

Lo que más ha sorprendido a la atleta, como ella dice, es la velocidad con la que el Comité Olímpico de Grecia le prohibió participar en los Juegos ya que los funcionarios griegos, en general, suelen ser prudentes y muy cuidadosos cuando toman decisiones. La federación griega no había previsto reglas de conducta para los atletas y toman las decisiones atendiendo a las presiones políticas. El motivo que dieron para expulsar a la atleta es que "no querían poner a Grecia en una situación comprometida".