Fórmula 1 - La FIA no entra de oficio en el caso Vettel

El organismo rector de la Fórmula 1 no entrará a sancionar de oficio la posible infracción de Sebastian Vettel en el último Gran Premio de Brasil, según ha informado el Vicepresidente de la Federación Española de Automovilismo, Joaquín Verdegay. A Alonso solo le quedan 48 horas para solicitar a su equipo que eleve una reclamación.

Según ha anunciado Verdegay en declaraciones recogidas por la emisora Punto Radio, la posible sanción a Vettel por su polémica maniobra adelantando con bandera amarilla en el pasado Gran Premio de Brasil no llegará de manera unilateral por parte de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). "Los hechos no están tan claros ni son tan evidentes. No se ve tan claro que el adelantamiento se produzca con banderas amarillas. Si los comisarios lo hubieran visto, hubieran impuesto un drive through, pero Vettel habría podido compensar apretando más. También me cuesta ver que el Toro Rosso se separe tanto cuando la carrera terminó con un coche de seguridad", comentó el Vicepresidente de la Federación Española de Automovilismo, dudando de que una reclamación sea acertada tal y como se dieron los hechos.

Lo cierto es que según el artículo 179.bis, permite que se revise lo que en un principio se enjuició en el Gran Premio, pero la solicitud de esta reclamación corresponde siempre a una de las partes afectadas, según aclaraba Verdegay. "Si los más interesados no lo hacen, la FIA no lo hará. Todos los árbitros derecho a equivocarse", añadió haciendo una comparación con el fútbol, donde no se puede rearbitrar una jugada al contrario que en la F1.

"La duda es si fue gol ilegal en el último minuto o si fue una falta en el centro del campo en el minuto cinco", afirma Verdegay admitiendo que si hubiera existido una sanción no tendría por qué ser decisiva de cara a la consecución del título. "No sé si Ferrari acabaría muy contento si se le diera la razón con un título así", sentenció.

Según la normativa, la escudería italiana dispone aún de 48 horas para solicitar la revisión de las nuevas pruebas, pero según comunicó su director de comunicación al periódico ABC, esta circunstancia está casi descartada.