Falcao tumba la dictadura del gol de Messi y Cristiano

Radamel Falcao, el hombre de moda del Atlético ha conseguido asaltar la lista del pichichi tres temporadas después. En ese periodo de tiempo, Messi y Cristiano se habían repartido los premios. Desde Forlán, también rojblanco, nadie lo había logrado.

"Los goles de Cristiano y de Messi no son inalcanzables para mí. Lo que más deseo es brindar una buena temporada a los hinchas. Y con mis goles y los de todo el equipo sé que ellos estarán felices". Con esta afirmación Falcao sorprendía a todos el 15 de agosto, en pleno mercado de fichajes y rumorología sobre su fichaje. A pesar de que sonaron Chelsea y Real Madrid como opciones reales de futuro,el '9' siempre tuvo la cabeza donde tenía que tenerla.

Un mes más tarde, el Tigre, que ya se salió en la final de la Europa League ante el Athletic, ha deslumbrado en la Supercopa de Europa, se ha erigido como líder absoluto del vestuario atlético y ya es el máximo goleador de Primera en solitario con siete goles en cinco partidos. Leo Messi, actual pichichi, lleva seis tantos y Cristiano, que ha acusado el bajón del Real Madrid, se tiene que conformar con tres.

A seguir la estela de Forlán

A punto de ser vendido el pasado verano, Falcao ha respondido a la confianza rugiendo más que nunca y quiere hacer historia vestido de rojiblanco. Es más, el jugador repetiría la hazaña del último pichichi que hubo antes de la época Messi-Cristiano. En la temporada 2008-2009, antes de la vorágine de los cracks, Diego Forlán, también con la elástica atlética, se hizo con el trofeo con 32 tantos, muy lejos de los 41 del portugués de la campaña siguiente y de los 50 del argentino en la posterior.

El año pasado marcó 24 goles en la competición y se convirtió en pichichi por segunda vez consecutiva de la Europa League, en la que marcó 17 el año que la jugó y ganó con el Oporto y 12 con el Atlético.

Además, Falcao está marcando goles a ritmo de récord. El colombiano sigue la estela de Messi y Cristiano y ya ha marcado siete goles en las cinco primeras jornadas, algo que ya consiguieron ambos el año pasado y que no han alcanzado este. El Atleti sube cuesta arriba y sin cansarse y la nueva estrella rojiblanca se está convirtiendo en la luz que alumbra su ascendente trayectoria.