¿Fallo o reivindicación en la inaguración de Londres 2012?

Uno de los detalles de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos incluía un homenaje a un deporte que no es olímpico. El rugby, aunque en su modalidad a siete lo será a partir de 2016, no se disputa en los Juegos Olímpicos, por lo que el detalle de la Apertura no dejó indiferente.

Todos los ojos estaban puestos en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, por lo que ni un solo detalle podía fallar en el acto dirigido por el cineasta Danny Boyle. Pero la duda de un fallo o descuido se dio muy pronto.

Después de que una audiencia estimada en 4.000 millones de personas viera cómo el ciclista Bradley Wiggins daba el campanazo de inicio a la gran ceremonia, que fue iniciada por el reconocimiento al cricket como deporte tradicional británico, el rugby apareció en escena. Todo parecía normal, salvo un detalle: este deporte no es un deporte olímpico.

El rugby de 15 jugadores sí formó parte de unos Juegos Olímpicos modernos en cuatro ediciones -París 1900, Londres 1908, Amberes 1920 y París 1924-, pero poco después fue excluido de la lista de deportes de una cita olímpica por el Comité Olímpico Internacional (COI). La andadura de este deporte en unos Juegos fue algo minoritaria al incluirse en él solamente las delegaciones británica, francesa y alemana, habiendo sido los franceses unos de los grandes impulsores del rugby en los Juegos Olímpicos, cita de la que se le excluyó sin fecha de vuelta.

En las últimas dñecadas han sido numerosos los intentos de varios comités nacionales por incluir al rugby en la lista de deportes olímpicos, aunque en su modalidad de 15 jugadores no han dado demasiados resultados. Fue en el año 2005 cuando se abrió la posibilidad de incluir al rugby como olímpico al ser eliminados el sofbol y el béisbol, algo que dejaba abierta una puerta a dos nuevos deportes. El masivo seguimiento de un deporte como el rugby, que acumula numerosas audiencias tanto en citas mundiales como ligas nacionales, ha supuesto, eso sí, un empujón para que en los últimos años el COI vuelva a hablar del rugby como posible deporte olímpico.

Vuelta en 2016

Será, en la modalidad de rugby a siete, cuando este deporte tenga protagonismo de nuevo en unos Juegos Olímpicos después de que en el año 2009 el COI decidiera incluirlo junto al golf en esta privilegiada lista de deportes. La elección se tomó con 81 votos a favor, 8 en contra y 1 abstención, por lo que las imágenes que se dieron en el inicio de la ceremonia de inauguración de Londres 2012 no iba tan desencaminada.

Reivindicación o descuido. Lo cierto es que por la gran tradición que existe en Inglaterra en la práctica de rugby, el detalle no extrañó demasiado a los presentes. Puede tomarse, en cualquier caso, como una bienvenida al rugby a siete a unos JJOO, aunque sea de manera anticipada.