Freire sabe que habrá esprint por el título

El líder de la selección española en la prueba en ruta de los Mundiales de Copenhague, Óscar Freire, está seguro de que el ganador se decidirá en el tramo final y por ello considera que es fundamental llegar bien colocado.

"La carrera se va a decidir en los últimos metros y es ahí donde hay que estar", declaró Freire después de la rueda de prensa de la selección española en su hotel en Copenhague.

El ciclista del Rabobank dijo encontrarse "bien" y que lo que menos le preocupa es no haber disputado demasiadas carreras antes, porque tiene experiencia en prepararse por su cuenta y llegar a punto, como atestiguan sus tres oros y un bronce en diez participaciones en los Mundiales.

El trazado de la prueba, que tendrá un tramo de enlace desde Copenhague hasta el circuito, situado en la localidad de Rudersdal, es el más fácil desde Zolder (2002), opinó Freire, quien cree que aspectos como la concentración y la colocación serán básicos.

La lista de candidatos al triunfo incluye, además de al propio Freire, a otros velocistas como Sagan, Hushovd o Cavendish, aunque el jefe de filas español no cree que el recorrido le beneficie al británico, para muchos el gran favorito al triunfo.

Palo a Cavendish

"El 95 por ciento de las carreras que ha ganado las ha ganado dejándolo a 200 metros de meta y con llegadas más o menos llanas", explicó Freire, quien añadió que la prueba de este domingo es "totalmente diferente", con una llegada que pica hacia arriba, lo que favorece más a otros corredores.

Aunque advirtió de que hay muchos rivales, Freire resaltó que "un Mundial lo gana un corredor que no es una sorpresa".

Flecha no mira a los rivales

Sus compañeros de equipo se muestran confiados en las posibilidades de su líder. "Nuestra guerra no tiene que ser que esa, que no llegue Cavendish o no llegue fulanito. Óscar está bien y ya está", dijo Juan Antonio Flecha, quien destacó que su "virtud" es que es capaz de ganar en esprints "en grupos de doscientos o de veinte".

Flecha será uno de los corredores que jueguen un papel importante en la táctica del equipo, al igual que Pablo Lastras y Juan Manuel Gárate, encargados de vigilar la carrera ante la prohibición habitual en los Mundiales de usar transmisor de radio.

Luis León deberá de estar atento a las escapadas, mientras que tanto Vicente Reynes como José Joaquín Rojas serán las bazas que el seleccionador José Luis de Santos tenga en la recámara en caso de que su jefe de filas no llegue en condiciones al final.

A los 35 años, Freire, reconoce que esta puede ser una de sus últimas posibilidades de repetir medalla en un Mundial, si bien relativiza la importancia de lograrlo.

"Tener un mal resultado no va a cambiar mucho mi vida deportiva. He conseguido más de lo que pensaba cuando llegué a profesionales", declaró el tricampeón mundial, quien dice no haber estado nunca "obsesionado" por convertirse en el primer ciclista en la historia en lograr cuatro "oros".