Gales se jugará el título en San Patricio

Gales derrotó a Italia (24-3) con lo que acaricia el título del VI Naciones. La criticada selección de Stuart Lancaster logró una importante victoria en la penúltima jornada del torneo. Eso sí, por delante tendrán a Irlanda y rezarán para que los del gallo se hagan con la victoria en el Millenium.

Pero no adelantemos acontecimientos y veamos lo sucedido este fin de semana. Como ya aventurábamos en la previa, el partido entre Gales e Italia fue poco más que un entrenamiento con público. La verdad es que los italianos aguantaron bien durante 50 minutos y al menos, de las derrotas hay que aprender, rebajaron la media de puntos que los dragones les suelen encajar, ya que ésta se situaba en 40.

Como hemos dicho, una vez que llegó el primer ensayo galés, los azzurri se vinieron abajo. De hecho no fueron capaces siquiera de sacar ventaja de la superioridad numérica una vez que Halfpenny vio la amarilla. Destacar en los locales a Mike Phillips y Jonathan Davies. Ahora los dos equipos quedan en situaciones muy diferentes pero con la victoria como único objetivo, los unos para hacerse con el Grand Slam y los otros por evitar la Cuchara de Madera. Lo previsto.

Victoria reconfortante y convincente para Irlanda que le endosó cuatro ensayos a Escocia. La verdad es que la historia del partido se resume en los primeros cuarenta minutos del encuentro. Los del cardo estuvieron en el encuentro hasta que llegó el segundo ensayo local por mediación de Trimble.

Irlanda cumple

El resto del partido fue una concatenación de errores por uno y otro lado que al final se saldó con un ensayo para Escocia que al menos les permitió maquillar las cifras. Nos quedamos con la actuación de Ferris y Ryan por los locales y sobre todo con el buen partido de Richie Gray para los visitantes. Ah, y destacaremos algo que no nos gusta y no es otra cosa que el piscinazo de Keith Earls. Deberían de dejar de ver fútbol…

La sorpresa de la jornada sin duda llegó en el encuentro a priori más interesante del fin de semana. Los ingleses se están convirtiendo en unos visitantes incómodos, ya suman su tercera victoria a domicilio este año. En cualquier caso, hay que decir que los ingleses fueron los únicos que dieron sensación de estar metidos en el encuentro. Los franceses cuando quisieron entrar ya fue demasiado tarde y pese a que aún tuvieron opciones de hacerse con la victoria, no la merecieron.

No sé si es que se ven muy sobrados, el caso es que no parece que le pongan todo lo que hay que poner. En estos momentos, han pasado de ser candidatos al título a colocarse en cuarta posición. Penoso. Por Inglaterra habría que destacar muchas cosas y muy buenas actuaciones por parte de algunos jugadores.

Por ejemplo, el tercer ensayo inglés con un gran movimiento por parte de Croft. Tampoco estuvo nada mal, la actuación de Farrell pero como hombre del partido nos quedamos con Ben Morgan y su trabajo incansable en la tercera. Señores, la última jornada está servida y sólo nos queda esperar y ver que nos dejará San Patricio el próximo sábado.