El Granada, la encrucijada de Mesut Ozil

Mesut Ozil debe mejorar su rendimiento ante el Granada. La llegada de Modric le obliga a despertar rápido porque ahora ya tiene sustituto. Sus arranque de temporada no ha sido buena, como demostró ante el Getafe haciendo un mal encuentro y fallando un gol cantado.

Mesut Ozil ha comenzado la temporada gris y sin ritmo. La mejor prueba de ello es su nefasto partido ante el Getafe y el gol imposible que falló ante los azulones.

La llegada de Luka Modric, que ya jugó algunos minutos ante el Barcelona en el Supercopa, le coloca en la encrucijada. O mejora rápido, o será carne de banquillo porque ahora ya tiene sustituto.

Un mal arranque

El arranque de Ozil está temporada no ha sido bueno, como tampoco lo fue el de la pasada, pero entonces no tenía relevo y pudo reaccionar a tiempo. Finalmente, el internacional alemán se convirtió en el mejor pasador del fútbol europeo con 26 pases de gol (17 dio en el campeonato liguero, siete en Champions League y dos en la Copa del Rey).

La anterior temporada también dio muchas pases de gol (16) y se quedó a uno solo de Leo Messi.

Lo que también puede comprobarse es que José Mourinho no es partidario de que el centrocampista termine los partidos, ya que en más de la mitad de encuentros ligueros que juega Ozil, termina siendo sustituido.

El partido ante el Granada será, por tanto, una encrucijada para el internacional alemán. O mejora sus prestaciones rápido, o será carne de banquillo.