Guardiola recibe una visita que podría cambiar su futuro

Aunque está disfrutando de un año de vacaciones en Nueva York, Pep Guardiola podría tener ya elegido su siguiente destino. Todo viene del Foro de Entrenadores de Clubs de Élite de la UEFA, donde la ausencia de Sir Alex Ferguson causó un revuelo totalmente inesperado. ¿Se vieron en la Gran Manzana?

Aunque su nombre ya no tenga tanta repercusión mediática en los medios, la vida de Pep Guardiola continúa siendo tan activa como durante los últimos cuatro años en los que dirigió al Barcelona. El técnico catalán se instaló en Nueva York a mediados del pasado mes de agosto con su mujer Cristina y sus hijos y, unas semanas antes, ya había realizado un viaje relámpago para inscribir a sus hijos en un colegio neoyorquino.

La intención de Guardiola es la de mejorar el inglés en un marco que le permita pasar desapercibido, al ser difícilmente reconocible en esta enorme ciudad. Pero al margen de lo académico, Guardiola sigue siendo un loco del fútbol y sigue la actualidad del Barcelona, como aficionado, y del resto de equipos del viejo continente.

Además, el hecho de que el fútbol no sea un deporte de masas en Estados Unidos, le ha permitido a Guardiola profundizar en otros deportes locales como béisbol o fútbol americano con el objetivo de conocer técnicas de entrenamiento y aspectos tácticos que importar al fútbol en sus futuras experiencias como entrenador. Un futuro que, por cierto, podría ir desvelándose tras una reunión con Alex Ferguson en Nueva York.

Al parecer, Jose Mourinho telefoneó al técnico del Manchester United, que no se presentó al Foro de Entrenadores de Elite organizado por la UEFA después de no perderse una sola cita. Ferguson le hizo saber a Mou que estaba en Nueva York, lo que poco a poco fue generando bastante controversia. Mourinho transmitió el paradero de su colega a algunos de los asistentes, que empezaron a especular con una posible reunión del mandatario 'red devil' y Pep Guardiola.

Pep también estaba invitado a la cita, pero se excusó alegando que se encontraba en Nueva York, donde reside desde que abandonó el banquillo del Barcelona. El simple hecho de que Ferguson y Guardiola estuviesen en la misma ciudad cuando ambos estaban invitados a un evento en la otra parte del mundo fue suficiente para que empezaran los rumores, según 'Mundo Deportivo'.

El hecho de que Guardiola haya escogido Nueva York para su retiro, lo que le da la ocasión de perfeccionar su inglés, unido al respeto que Ferguson profesa al español -hay quien dice que es el único en el que confía para dejar a salvo su extenso legado-, han provocado que la opción de que Pep se acabe convirtiendo en el nuevo entrenador del United vaya cogiendo cada vez más fuerza.

Además, Guardiola es un entrenador metódico, por lo que no sería de extrañar que, pese a haber anunciado a bombo y platillo que se tomaría un año sabático -es decir, sin entrenar-, hubiese aceptado la propuesta de Ferguson para ser su relevo en el club más laureado de Inglaterra en las últimas décadas.