¿Habrá un nuevo Camp Nou a la medida de Leo Messi?

Los dirigentes del Barça van a consultar a sus socios sobre el futuro del Camp Nou. Ellos decidirán si se remodela o se construye uno nuevo. El actual estadio fue construido para mayor gloria de Kubala, la estrella de aquel Barça. El nuevo sería creado a la medida de Leo Messi, el actual crack.

El Camp Nou fue inaugurado el 24 de septiembre de 1957. Cuentan que los dirigentes azulgrana de aquel entonces decidieron construir un estadio a la medida de Kubala, la superestrella de aquel equipo. 45 años después, los actuales dirigentes del club catalán preguntarán a los socios esta temporada en un referéndum qué futuro desean para el estadio. El gran fútbol que despliega el actual Barça, que llena el estadio cada quince días, y la fama mundial de Leo Messi podrían llevarles a dar el gran paso.

Las opciones a votar por los socios serán una remodelación a fondo del Camp Nou o un nuevo estadio. Para ello, la junta solicitará el próximo 22 de septiembre en la asamblea de compromisarios permiso para organizar la consulta.

Referendum

Así lo ha explicado el directivo y portavoz de la junta directiva del Barcelona, Toni Freixa, quien subrayó que en la reunión asamblearia no organizarán un referéndum, sino que pedirán a los compromisarios que les autoricen para convocar una consulta para tratar el futuro del estadio azulgrana.

Las posibilidades que baraja el Barcelona van desde una reforma a fondo, construir un nuevo estadio en la misma parcela, edificarlo en otra o bien no hacer nada y continuar con el mismo estadio. Para la remodelación o construcción de otro estadio, el club dispone de importantes propuestas de financiación que en su día dará a conocer con más concreción.

La remodelación de Foster

En septiembre de 2007, coincidiendo con el 50 aniversario de la inauguración, el club entonces presidido por Joan Laporta anunció la puesta en marcha de un proyecto de remodelación.

El 18 de septiembre de 2007 fue elegido ganador un proyecto de Norman Foster, que preveía revestir el exterior del estadio a base de paneles con colores del club (azulgrana) y de la señera catalana (rojo y amarillo). El proyecto quedó en suspenso durante tres años y finalmente fue desestimado. Ahora la historia podría ser distinta