'Ikea' demuestra estar como un armario

Serge Ibaka, o 'Ikea', como le apodó el Portavoz del Gobierno, José Blanco, celebró por todo lo alto el Eurobasket conseguido por la Selección Española de baloncesto. Después del gran campeonato que ha hecho, Ibaka, deleitó a los asistentes en la celebración del título con un pequeño 'streptease'.

Los de Sergio Scariolo se dieron un baño de multitudes en la celebración del título europeo conquistado en Lituania, en la que todos los jugadores han tenido su dosis de merecido protagonismo fuera de las canchas. Juan Carlos Navarro, bañado en champán, Pau Gasol o Felipe Reyes, para quien el título ha supuesto algo especial tras la muerte de su padre, fueron algunos de los más aclamados; pero ninguno de ellos pudo con el encanto de los abdominales de Serge Ibaka, que se atrevió incluso a despojarse de su camiseta.

Lo cierto es que en una tarde ya casi otoñal, la temperatura no invitaba a quitarse demasiada ropa, pero el calor de las miles de personas que se dieron cita con los campeones de Europa empujó al jugador a sacar su lado más sincero y a la vez divertido. "Es uno de los momentos más felices de mi vida", afirmaba el pívot, pero lo que quizás no se esperaba es que sus compañeros preferían las risas a los arranques de sinceridad.

Sin dudarlo ni un solo momento, un coro de campeones pidió a voces que Ibaka se deshiciera de su camiseta, y lo cierto es que poco le costó al jugador hacerlo cuando se sintió aclamado por la afición en la plaza madrileña de Callao. Su torso desnudo no dejó a nadie indiferente, e incluso hay quien ya da la razón al Portavoz del Gobierno, quien confundió el nombre de Ibaka con la conocida marca multinacional de venta de muebles.

Cumpleaños feliz

Ibaka marcó también otro de los momentos estelares de la celebración, cuando la afición se arrancó a cantar el cumpleaños feliz a un jugador que no pudo hacerse mejor regalo que un oro europeo el día en el que cumplía años.

Ese mismo día, en la final disputada ante Francia, el jugador nacionalizado español en meses previos al campeonato disputado en Lituania, salió 'enchufado' del banquillo para hacer un sensacional segundo cuarto revolucionando el encuentro colocando nada menos que cinco tapones en apenas cuatro minutos. Al finalizar el encuentro, se fue con el honor, además, de sumar el récord de tapones en una final de Eurobasket.