Iniesta se cuela en la pelea entre Cristiano Ronaldo y Messi

Andrés Iniesta aspira a superar a las dos grandes estrellas del fútbol mundial, Cristiano Ronaldo y Leo Messi, para hacerse con el premio UEFA al "Mejor Jugador en Europa 2011/12", que se otorgará el 30 de agosto en Mónaco, según un comunicado de la propia UEFA nombrando a los tres finalistas.

El premio, cuya primera edición en el 2011 recayó en el argentino Leo Messi, con Xavi Hernández y Cristiano Ronaldo completando el podio, reconoce al mejor futbolista, independientemente de su nacionalidad, que haya jugado la temporada anterior en un club de alguna federación miembro de la UEFA.

La selección de los tres finalistas ha sido hecha por un jurado compuesto por 53 periodistas de las federaciones miembro de la UEFA. Tanto Leo Messi como Cristiano Ronaldo repiten como candidatos, mientras Iniesta, que fue galardonado como mejor jugador de la Eurocopa, se sube al podio este año por primera vez para poder aspirar al premio.

Al margen de los finalistas, cuyos puestos definitivos se conocerán el próximo día 30, el cuarto clasificado ha sido el italiano Andrea Pirlo, del Juventus, con 90 puntos, el quinto Xavi Hernández, del Barcelona, con 57, y el sexto Iker Casillas, del Real Madrid, con 53. Les siguen el marfileño Didier Drogba, que militó la última temporada en el Chelsea, con 31, el checo Petr Cech, del Chelsea, con 14, el colombiano Radamel Falcao, del Atlético de Madrid, con 14, y el alemán Mesut Ozil, del Real Madrid, con 10.

Los jugadores son evaluados por sus actuaciones durante la campaña 2011/12 en todas las competiciones, tanto nacionales como internacionales, a nivel de clubes y de selecciones. Andrés Iniesta fue nombrado mejor jugador de la última Eurocopa, Leo Messi fue máximo goleador en Liga y Champions, y Cristiano Ronaldo fue máximo goleador del Real Madrid campeón de Liga.

La gala donde se anunciará el nombre del ganador tendrá lugar en Mónaco el 30 de agosto, en coincidencia con el sorteo de la fase de grupos de la Liga de Campeones y en la víspera de la final de la Supercopa de Europa entre el Chelsea y el Atlético de Madrid.