Irlanda arruina la fiesta en París

El Juddmonte Grand Prix de París vio cómo la familia O’Brien privó a los franceses de un magnífico 14 de julio este sábado en Longchamp.

Se esperaba la duodécima victoria en la prueba conseguida por André Fabre y asistimos al triunfo de Aidan O’Brien, segundo en el palmarés tras la victoria de Scorpion en 2005. Se esperaba que Saint-Baudolino dominase la situación, pero fue Imperial Monarch el gran ganador, prácticamente de principio a fin.

Aunque el ritmo no pareció muy elevado, el sprint final confirmó que el protegido del entrenador irlandés no había mostrado su mejor faceta en el último Premio del Jockey-Club, donde tan solo consiguió un octavo puesto. Aguantando los asaltos de Mickaël Barzalona y sobre todo de Maxime Guyon, Joseph O’Brien también demostró su sangre fría.

Como decepción, hay que apuntar Main Sequence, que se mantuvo en cuatro victorias y una segunda plaza. Con los inconvenientes de poca velocidad y el pelotón, el jockey Ted Duncan solo pudo adelantar a Top Trip por un cuello para… un cuarto puesto. Stéphane Pasquier con Hard Dream acabó a cinco distancias, y Nutello (octavo) no confirmó las buenas expectativas que tiene de él el ex jockey y ahora consultor Dominique Bœuf. Finalmente, una vez al año no hace daño, el célebre dúo ganador Aga Khan/Jean-Claude Rouget, ganador del último Premio de Diane-Longines, cerró la carrera con Lidari (noveno).