La leyenda negra de John Daly

John Daly durmió en los calabozos estatales de Carolina del Norte: esta vez se trataba de una descomunal borrachera a las puertas de un restaurante. Es la vida de uno de los golfistas más iconoclastas de la historia del golf: amante del whisky y tachado d

Daly hizo cuatro abajo en los 16 primeros hoyos del Abierto de Hong Kong después de un mes entero sin jugar, pero dos "bogeys" en el tramo final le han hecho descender hasta el decimosexto puesto del torneo ¿Dónde empieza el genio de este golfista 'maldito'?

Hace apenas 20 días su lado oscuro volvió a salir a la luz tras una borrachera descomunal en el restaurante Hooter's, hamburguesería que se caracteriza por sus camareras de ropa ligera, la historia acabó con el jugador durmiendo entre rejas. La vida de estadounidense no siempre fue así, prueba de ellos son los dos 'grandes' que brillan en su palmarés: Open Británico'95 y el US PGA'91.

Firmando autógrafos en la ropa interior

La lista de incidentes de 'Long Daly', así se le conocía por su gran pegada desde el tee de salida, se pierden en el tiempo. Los acontecimientos hacían pensar que había dejado la mala vida, pero nada más lejos de la realidad: en el PODS Championship el estadounidense volvió a las andadas. Con el torneo suspendido por la lluvia Daly se pasó 2 horas y media bebiendo cerveza y firmando autógrafos a sus fans, incluido uno en la ropa interior de una chica. Cuando se reanudó el juego, Daly salió al campo con Jon Gruden, entrenador de los Tampa Bay Buccaneers (equipo de fútbol americano), de caddie, para firmar un triste 77.

Abandonado por su entrenador, tras tres sesiones

Los infortunios del golfista californiano siguieron al ser descalificado del del Arnold Palmer Invitational por no haberse presentado al Pro-Am a tiempo. En esta ocasión Butch Harmon, su entrenador, le abandonó después de trabajar con él sólo tres sesiones. Sus argumentos fueron concisos: "No estoy interesado en malgastar mi tiempo con un jugador que ha ganado dos torneos 'majors' y que está más interesado en beber que en trabajar para mejorar su juego. Intenté convencer a Daly de que el golf es lo más importante en su vida, pero lo más importante para él era estar borracho".

La decadencia de un golfista-alcohólico

Este mismo año, durante el British Open, tuvo una peculiar aparición televisiva en la que mostraba su 'figura' mientras jugaba al golf descalzo. En 2007, durante la disputa del torneo de Memphis, el californiano fue el protagonista, pero no por sus buenos golpes, sino por aparecer con toda la cara llena de arañazos y magulladuras y por acusar a su por entonces mujer de intentar matarle mientras dormía. Daly sigue dando espectáculo allí donde va, pero hace tiempo que dejó de hacerlo por su juego. Sería una pena que acabara arrastrándose por los campos de golf, si es que no lo está haciendo ya.