La pegada del Barça mantiene viva la Liga

El Barça se ha impuesto por 1-4 al Zaragoza en La Romareda, logrando tres puntos vitales que le permiten meter presión al Real Madrid. Aranda adelantó a los locales minutos después de fallar un penalti, pero Puyol empató poco después. Messi, por dos veces, y Pedro cerraron el resultado.

Que nadie se llame a engaños por el resultado, el Barcelona ha estado a punto de decir adiós al título en La Romareda. Sobre un campo de flores, Guardiola optó por dejar en el banquillo a su centro del campo de lujo (Sergio Busquets, Xavi Hernández y Andrés Iniesta), y optó por Seydou Keita, Cesc Fábregas y Thiago Alcántara.

Quizás esperaba que el Zaragoza se parapetase atrás, pero eso no sucedió. Los hombres de Manolo Jiménez salieron a morder, y en cuanto recuperaban el balón atacaban con todo. Los primeros minutos del partido fueron suyos, y cuando parecía que el Barça se recuperaba, llegó el penalti sobre Lafita. Valdés lo cometió y lo paró, pero Aranda se vengó poco después con una buena dosis de fortuna.

Ambos pasaron de villanos a héroes con gran facilidad, pero hay un jugador que se mueve como pez en el agua cuando la brillantez deja paso a la épica. No es otro que Carles Puyol, que aprovechó un error garrafal de Roberto a la salida de un córner para iniciar la remontada. Y casi sin tiempo de degustar el empate, Messi culminó una gran contra de Alexis para hacer el segundo.

Incansable batalla

Además, una absurda expulsión de Abraham dejó al Zaragoza con diez justo antes del descanso. En ese momento muchos dieron por hecha la victoria azulgrana, pero el conjunto maño es otro en las últimas jornadas, y aunque Manolo Jiménez aseguró públicamente que el Barça "no era su Liga", su discurso en el vestuario debió de ser bien distinto, dada la intensidad demostrada por sus jugadores.

Se reanudó el partido y la consigna local era clara: trabar el partido. Lograr que el Barça no tuviese el balón durante más de un minuto seguido y enloquecer el choque. Buscar la locura y tratar de pescar en río revuelto. A punto estuvo de conseguirlo, pero con el paso de los minutos, y pese a no tener el partido controlado, era el Barça el que empezaba a llevar más peligro.

Fin al sufrimiento

La incertidumbre reinó sobre La Romareda hasta que Alexis, el mejor hombre del partido, fue derribado por Paredes dentro del área. Sabedor de que las condiciones del campo podían jugarle una mala pasada en la ejecución, Messi optó por un misil al centro. Roberto se venció a un lado y el 1-3 subió al marcador.

El gol finiquitó el choque y terminó por hundir al Zaragoza, cuya resistencia estaba encaminada a mantener el 1-2 y porfiar en un postrero tanto. Con el partido perdido, el Barça dispuso de unas cuantas ocasiones más, y Pedro redondeo el marcador en el descuento tras una buena asistencia de Messi.

La victoria mantiene al Barça en la pomada del campeonato, y la honrosa derrota no hace sino confirmar que el Zaragoza está convencido de su salvación. Dos objetivos muy distintos pero ambos muy difíciles. Tienen siete jornadas para ello.

- LA FICHA DEL PARTIDO:

1 - Real Zaragoza: Roberto; Álvarez, Da Silva, Paredes, Abraham; Lafita, Pintér, Zuculini, Obradovic (Lanzaro, min.65); Micael (Juan Carlos, min.82) y Aranda (Postiga, min.65).

4 - FC Barcelona: Valdés; Alves (Montoya, min.68), Puyol, Mascherano, Adriano, Thiago, Keita (Busquets, min.55), Cesc Fábregas (Xavi, min.90), Alexis, Pedro y Messi.

Gol: 1-0. Min.30, Aranda; 1-1. Min.36, Puyol; 1-2. Min.39, Messi; 1-3. Min.85, Messi de penalti; 1-4. Min.92, Pedro.

Árbitro: Turienzo Álvarez. Expulsó por doble cartulina amarilla a Abraham en el minuto 45 y al entrenador Manolo Jiménez en el minuto 47. Amonestó con cartulina amarilla por el Real Zaragoza a Zuculini, Micael, Lanzaro y por el FC Barcelona a Víctor Valdés, Keita, Adriano, Cesc Fábregas y Thiago.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima segunda jornada de Primera división disputado en el estadio de La Romareda, prácticamente lleno.