Latvala se mantiene en el liderato en Gales

La décima prueba del calendario WRC, el Rally de Gales, está dominado por el momento por el finlandés Jari-Matti Latvala, que se encuentra en un momento dulce profesionalmente, y se mantiene por delante de dos grandes rivales: Sebastien Loeb y Petter Solberg. Loeb tiene encarrilado el título.

El finlandés Jari-Matti Latvala (Ford) lidera el Rally de Gales, décima prueba del Mundial, tras la segunda jornada, en la que amplió su ventaja al frente de la tabla sobre la lucha que mantienen por el segundo puesto el noruego Petter Solberg (Ford) y el francés Sebastien Loeb (Citroen).

Por el momento el beneficiado de este enfrentamiento es Solberg, aunque Loeb seguirá apretando hasta mañana teniendo en cuenta que podría eliminarlo en la lucha por el título, que ya tiene encaminado.

La jornada no está siendo fácil para los pilotos por las condiciones cambiantes de las pistas en las que compiten, lo que está propiciando sorpresas en los tiempos de los tramos. Allí donde más seco está sobresalen los pilotos que salen delante en la clasificación, mientras que donde está húmedo los protagonistas son los que salen más retrasados.

Latvala está demostrando, una vez más, el alto nivel de pilotaje que tiene, aunque en contra de lo que sucede en otras habitualmente no está teniendo fallos en su conducción ni ha sido víctima de ningún accidente ni avería mecánica.

Se mantiene al frente de la clasificación. Y aunque ha sido capaz de distanciar a sus perseguidores, no dispone de una ventaja lo suficientemente amplia como para poder afrontar la última jornada con más tranquilidad. Tendrá que seguir apretando.

Por detrás, Loeb se encuentra inmerso en una lucha poco habitual para él. Acostumbrado a mirar a todos desde el retrovisor ahora está luchando por el segundo puesto con Solberg, el único que puede arrebatarle el mundial, y que de mantenerse así, se quedaría sin opciones ya de forma matemática, incluso aunque Latvala frenara y le cediera el triunfo.

El noruego Mads Otsberg (Ford) sigue en la cuarta plaza, sin perder la esperanza en alcanzar el podio. Si esto sucediera sería ya porque alguno de sus predecesores tuvieran algún problema, aunque tiene mérito que sea capaz de ir más rápido que el finlandés Mikko Hirvonen (Citroen) segundo del mundial y quinto en tierras británicas, que no ha encontrado su ritmo en toda la competición.

Los organizadores han adelantado dos meses la disputa de la competición en pos de que el rally fuera más rápido. Fueron las difíciles condiciones meteorológicas del inicio del invierno las que convirtieron en leyenda a esta prueba. Para este año buscaron una mejor temperatura que atrajera más público, pero las lluvias volvieron a embarrar las pistas y ralentizar la prueba.

Mañana se disputa el último día de competición, que estará compuesto por un total de 193,08 kilómetros de los que 65,89 serán de competición y estarán divididos en seis especiales. El último de ellos, el denominado Power Stage y que tiene una bonificación especial de puntos para los mejores tiempos, comenzará a las 13:23 horas, las 14:23 horas en España.