Liga - A Ancelotti no le tembló la mano a la hora de dar bajas decisivas

Cada vez que Carlo Ancelotti comienza a dirigir un equipo acostumbra a una profunda renovación en su plantilla, que pasa también por deshacerse de grandes jugadores. Esta tradición del italiano podría afectar también a importantes nombres en el Real Madrid en caso de que acabe siendo técnico madridista.

Gran cantidad de nuevos fichajes, bajas de grandes estrellas o jugadores ilustres y escasez de títulos salvo en su debut en el Chelsea. Estas son las tres coincidencias en los equipos a los que Carlo Ancelotti ha dirigido en sus primeras temporadas. Llama poderosamente la atención el capítulo de bajas, ya que cuando el italiano aterriza en un equipo nunca le ha temblado el pulso a la hora de deshacerse de futbolistas que van desde Gianfranco Zola, Didier Deschamps, Andrei Shevchenko o Ludovic Giuly.

En caso de que el italiano recale en el banquillo del Real Madrid en los próximos días, repasar cómo fue su debut y recordar cuantas y qué importantes bajas dio en los grandes clubes en los que ha entrenado da una idea bastante aproximada de lo que le espera al club blanco y a algunos de los jugadores ilustres que con él pueden tomar la puerta de salida.

Comenzó a entrenar al Parma, primer equipo en el que brilló como jugador, en la temporada 1996/97. Entonces, el equipo parmesano era de los más potentes de la Serie A y era una sociedad acostumbrada a desembolsar grandes sumas de dinero en fichajes. Con Ancelotti llegaron grandes nombres del fútbol europeo como Hernán Crespo, Enrico Chiesa, Lilian Thuram o el entonces internacional brasileño Zé María. Pero con él se fueron mitos como Gianfranco Zola, Faustino Asprilla, Hristo Stoichkov o un entonces jovencísimo Filippo Inzaghi. En su debut no ganó ningún título pero logró un meritorio subcampeonato de la Serie A que le permitió jugar la Champions. Además, construyó las bases del equipo que ganó la Copa de la UEFA en 1999.

Más gris fue su paso por la Juventus para sustituir a Marcelo Lippi. En plena reconstrucción de la Vecchia Signora, Ancelotti se hizo con delanteros como Darko Kovacevic, el portero Edwin Van der Sar o los prometedores defensas Igor Tudor o Gianluca Zambrotta. Pero del club juventino se fueron sin remedio leyendas como Didier Deschamps o el portero Angelo Peruzzi. Tal vez, la baja más sensible fue la de un jovencísimo Thierry Henry quien al no triunfar en su aventura italiana puso rumbo a Londres ese mismo verano. Esa Juve en pleno proceso de reconstrucción no ganó ningún título en este primer año de Carlo. En su haber, tan solo una clasificación europea gracias a la Copa Intertoto.

Muy diferente fue su llegada al Milan, ya que el año de su debut estuvo condicionado por el despido del turco Fatih Therim. Era la temporada 2001/2002 y en noviembre Ancelotti aterrizó en San Siro para ser su sustituto. Por tanto, las decisiones deportivas de altas y bajas ya habían sido tomadas, aunque no está mal recordar que fue en ese curso futbolístico cuando llegaron los hombres que fueron la columna vertebral del gran equipo que construyó: Rui Costa, Pippo Inzaghi y Andrea Pirlo. Y aunque pronto tardarían en llegar, no hubo ningún título en su estreno y tan solo unas semifinales de Copa de la UEFA.

Tras una larga y exitosa trayectoria en el Milan, Ancelotti se encargó de ser el sustituto de Guus Hiddink en el Chelsea, un equipo londinense que no acabó de encontrar su rumbo tras la marcha de Jose Mourinho en 2007. El italiano llegó a Stamford Bridge en la temporada 2009/2010, pero tuvo que deshacerse de un muy venido a menos Andrei Shevchenko, Claudio Pizarro o el fichaje fracasado de Ricardo Quaresma. Pero en su aventura inglesa llegaron los títulos nada más empezar, con una Community Shield y el campeonato de la Premier League.

Ya en París, no tuvo ninguna limitación a la hora de fichajes y se encontró con un equipo renovado a base de talonario con incorporaciones importantes como Kevin Gameiro, Javier Pastore el portero Sirigu o el centrocampista Matuidi. Y en las bajas, nombres importantes como el de Ludovic Giuly o los retirados Makelele, Traoré o el portero Coupet.