Liga - Albiol denuncia una campaña contra Casillas

Para el central madridista, su capitán sigue siendo el número uno y está sufriendo una campaña de desprestigio en su contra. Así lo ha revelado en una entrevista concedidad a 'Efe', donde también ha reconocido que no sabe cuándo se marchará del Real Madrid.

Albiol considera que todos quieren desestabilizar a Casillas porque lleva "mucho tiempo demostrando que es el número uno", pero que Iker está muy tranquilo pese a que "hay mucha gente que quiere meterle caña para quitarle de ahí". Dice que si algo le afecta es solo en casa y porque es muy exigente, pero que tiene experiencia para que no le afecte dentro del campo y que la confianza del equipo en su meta sigue siendo absoluta.

También considera que lo que buscan las críticas de los favoritos al Balón de Oro; ya que, pese a que es muy difícil que lo logre algun portero, si alguno puede hacerlo es Iker. Para el central, el Balón de Oro debería estar entre Messi, Cristiano, Iker e incluso Iniesta; pero reconoce que es un año idóneo para que se lo lleve el mostoleño.

Duda sobre su futuro

Sobre su rol en el Madrid, Albiol afirma sentirse muy a gusto y bien tratado, motivo por el que renovó; aunque también reconoce que no sabe si seguirá muchos años más, que solo piensa "en trabajar y seguir en el equipo". Reconoce que se le pasó algo por la cabeza ante las ofertas recibidas y que si no cuenta para el míster lo normal es que los jugadores se planteen marcharse; pero que a estas alturas de la temporada solo piensa en trabajar y ganarse minutos.

También confiesa que no es fácil tener paciencia, pero que siempre ha mirado por el grupo, por los objetivos del club para cuando le toque echar una mano, ya que "si no estás subido al barco es mucho más difícil". De igual forma, afirma no tener nada en contra de Mourinho, que está prendiendo con él, que recordará la experiencia al lado del luso como positiva y que su respeto hacia él es máximo.

Caso Ramos

Para el central blanco, los problemas que hubo entre Mourinho y Ramos son cuestión de exigencia mutua y es algo que debe quedar entre entrenador y jugador, por lo que es muy difícil que su relación se rompa. También confirmó que Ramos mantiene una gran amistad con Ozil, y que el gesto de jugar con la camiseta del alemán fue más "una ayuda mental a Mesut para que se sienta querido" que "un pulso contra el míster".

Aspira a todo

En lo personal pide "jugar y disfrutar más", y que cree que cumplirá su deseo, "sea en un club o en otro"; y también piensa que los ocho puntos de desventaja son mucha distancia pero que quedan muchos partidos. Es consciente de que ellos no pueden fallar, pero que el Barça puede perder un día y "verte a cinco (puntos) lo cambia todo".

También confía en levantar la Décima tras dos años quedándose en semifinales, está convencido de que hay equipo y ambición para ello; que tras el palo del Bayern tienen muchas ganas de que "este año sea el año".